Piratas informáticos logran bloquear los ordenadores de ING en Holanda
Un hombre pasa junto al logotipo del banco holandés ING en Amsterdam - efe

Piratas informáticos logran bloquear los ordenadores de ING en Holanda

Los clientes no podían hoy retirar dinero, efectuar intercambios bancarios ni usar con normalidad el sistema de pagos por internet paypal

Actualizado:

Los problemas que han sufrido los clientes del gigante bancario holandés ING se deben a un ataque de piratas informáticos, según ha reconocido la asociación de la banca holandesa NVB. Las dificultades técnicas se repitieron hoy viernes, por segunda vez está semana y han generado graves problemas para utilizar los servicios de la banca on line, incluyendo la imposibilidad de retirar dinero de los cajeros automáticos. Las complicaciones han alcanzado al sistema de pagos por internet paypal y a los intercambios interbancarios. La situación ha llegado a un punto tal que el gobierno holandés del primer ministro Mark Rutte ha celebrado una reunión dedicada a este problema.

Un portavoz del operador holandés Currence que gestiona el sistema de intercambios iDEAL ha reconocido la existencia del problema que sus técnicos se esfuerzan en solventar. «Trabajamos con todas nuestras fuerzas para restablecer el servicio normal» aseguró al diario económico «Het Financieele Dagblad». «Algunos problemas han sido solucionados, aunque no totalmente, lo que esperamos que suceda en próximas horas». A última hora las autoridades reconocieron que se trataba de un ataque informático basado en el envío masivo de información para satirar el sistema informático e impedirle funcionar ocn normalidad. La NVB no ha dado indicios sobre el origen de este ataque.

El Holanda los problemas se habían extendido a los usuarios de ING global, Rabobank y SNS. Los clientes de ING están siendo más afectados debido a que no pueden tener acceso a sus cuentas por internet, en ciertos casos la única manera que tienen de hacerlo.

A principios de esta semana, los sistemas informáticos de ING dejaron de funcionar correctamente, lo que se tradujo en anotaciones irregulares en las cuentas corrientes y en problemas para miles de usuarios que no podían usar sus tarjetas de débito. Según ING, los problemas de hoy viernes no tienen relación con los que se produjeron el martes pasado, aunque tampoco ha podido establecer una causa de unos u otros. ING ha sostenido siempre que los datos auténticos sobre las cuentas corrientes de sus clientes están seguras en sus servidores centrales. Sin embargo, incluso en Bélgica los bancos locales han sufrido problemas causados por apuntes incontrolados en sus transacciones con ING.

El primer ministro Mark Rutte había reconocido que el Gobierno está siguiendo muy de cerca los problemas de esta entidad bancaria, pero antes de que se supiera que se trataba de un ataque pirata decía que «le corresponde al banco hacerse cargo de sus propios problemas». ING es una de las entidades financieras mayores del mundo.