El ala británica de IAG fuerza la salida del número dos de Iberia
Luis Gallego y Rafael Sánchez-Lozano durante la presentación de Iberia Express, en marzo de 2012 - reuters

El ala británica de IAG fuerza la salida del número dos de Iberia

Luis Gallego, consejero delegado de Iberia Express. sustituye a Rafael Sánchez-LozanoNi la firma española ni British Airways tendrán presidentes, pero sí consejeros delegados

Actualizado:

A pesar de que muchos dentro de la propia compañía de bandera lo daban por hecho hace meses -ABC lo adelantaba el pasado 31 de enero-, no ha dejado de sorprender a unos pocos la renuncia de su consejero delegado, Rafael Sánchez-Lozano. Se convierte así en el primer sacrificado de la directiva de Iberia por las desavenencias con la matriz IAG en torno a la conflictividad laboral de la compañía.

Por ello, finalmente ayer, a través de un frío comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el holding hispano-británico anunciaba la decisión de Sánchez-Lozano de renunciar a su cargo al frente de la aerolínea española y como miembro del consejo de administración de International Airlines Group (IAG) de «mutuo acuerdo» y con «efecto inmediato».

En el mismo comunicado se anunciaba su sustituto: Luis Gallego, actual consejero delegado de Iberia Express, la filial de corto y medio radio de la compañía, que será quien asuma el cargo como nuevo consejero delegado de la compañía.

Y es que los tiras y aflojas entre IAG -la matriz fruto de la fusión de British Airways e Iberia-, la dirección de Iberia y los sindicatos sobre el ajuste de plantilla en torno a un expediente de regulación de empleo (ERE) para hacer viable a la compañía les han alejado en sus posturas de forma extraordinaria. Según ha podido saber este periódico, el deterioro de la confianza del consejero delegado viene de lejos, si bien la relación había empeorado desde el pasado mes de enero, sobre todo a raíz del anuncio del último ERE.

Ahora bien, el máximo exponente de rechazo del equipo del consejero delegado de IAG, Willie Walsh, a su homónimo en Iberia tuvo lugar el pasado domingo 10 de marzo, durante la celebración de un consejo extraordinario del holding. Entonces, los consejeros españoles y británicos se reunieron para analizar las propuestas del mediador del Gobierno, Gregorio Tudela, que daba una salida a la conflictividad laboral de la empresa. Fue entonces cuando Walsh desautorizó de manera expresa la gestión de Sánchez-Lozano, una reacción «que dejó boquiabiertos al resto de representantes españoles allí presentes», dicen fuentes de la aerolínea española conocedoras de lo ocurrido.

Fuentes próximas al primer ejecutivo de IAG aseguran que con la salida de Sánchez-Lozano, y el consiguiente nombramiento de Gallego, se refuerza de forma decisiva el peso de los altos dirigentes de la británica en las decisiones que se adopten a partir de ahora en Iberia.

Las mismas fuentes aseguran que la figura de Sánchez-Lozano como primer ejecutivo de la empresa una vez firmada la fusión le dejaba como responsable directo de pilotar el draconiano ajuste que exige IAG. Pero el ya ex consejero delegado de Iberia no quería ser al final de su carrera en la aerolínea el «malo de la película», por lo que «ha decidido tirar finalmente la toalla».

Dupuy, segundo de a bordo

Además, se mantienen los planes iniciales del acuerdo de fusión entre ambas aerolíneas, sobre todo en lo que se refiere a acabar con sus propias presidencias a favor de la figura del consejero delegado. Habrá así consejero delegado en Iberia, Luis Gallego; y consejero delegado de British Airways, Keith Williams. Y Antonio Vázquez seguirá como presidente sin mayores funciones operativas dentro de IAG.

El consejero delegado del holding seguirá siendo William Walsh, a la sazón primer ejecutivo, puesto que en las compañías británicas este cargo tiene más valor que el de «chairman» o presidente. Como verdadero segundo de a bordo seguirá Enrique Dupuy de Lome, quien se ha sabido ganar la total confianza de Walsh desde que ocupara su puesto de director financiero de la fusionada, y que dicen muchos que será quien se ocupe «per se» a partir de ahora de las cuentas de las dos compañías. Dupuy, director financiero de Iberia, lleva en la aerolía desde 1991.

¿Y Piqué?

Mientras, otras fuentes siguen situando a Josep Piqué, actual presidente de Vueling, como sustituto de Antonio Vázquez en la presidencia de IAG una vez que se despeje el ajuste de personal propuesto en Iberia.