España bloquea el contagio italiano
El primer ministro italiano, Mario Monti, junto a sus homologos galo y español, François Hollande y Mariano Rajoy - abc
roma vuelve a estar bajo el foco de los mercados

España bloquea el contagio italiano

El interés de la deuda nacional reduce distancias con la del país transalpino y el Ibex-35 sube un 0,1%

Actualizado:

El estupor ha vuelto a los mercados y el contagio desde Europa, que parecía haberse alejado de España desde el acuerdo entre Grecia y la «troika» el pasado mes de noviembre, amenaza de nuevo a nuestro país. Los análisis de las elecciones italianas no solo han trufado las tertulias y los medios de comunicación. Desde hace meses, están presentes en análisis bursátiles e informes de firmas de inversión. Y, en este contexto, los diferenciales bailan al ritmo de las urnas: no solo en los parqués de Italia, también en los de toda Europa.

Así, el pasado martes el ministro de Economía, Luis de Guindos, admitió cierto contagio de la inestabilidad política italiana sobre el Ibex y la deuda nacional. «Lo bueno para Italia es bueno para España y viceversa», señaló el titular del Gobierno. Sin embargo, después de que el Ibex-35 llegara a cerrar por debajo de los 8.000 puntos, el selectivo madrileño ha corregido la tendencia y se ha anotado un 0,1% de subidas a lo largo de la semana. En cuanto a la prima de riesgo o diferencial del bono nacional a diez años respecto a su homólogo alemán, si bien el martes repuntó hasta los 392 puntos, el viernes cerró en los 368 puntos. La distancia entre el interés de la deuda española y la italiana se acorta: desde los 80 puntos hasta los 30 puntos.

«Estamos afrontando bastante bien el contagio por el buen dato del déficit público en 2012. Pero si los comicios hubiesen permitido un Gobierno entre Bersani y Monti, la prima de riesgo española probablemente se hubiese acercado a los 300 puntos», sostiene Daniel Pingarrón, analista de IG Markets.

Por su parte, José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citi en España, cree que el interés de la deuda italiana superará a la española debido a la estabilidad del Ejecutivo de Mariano Rajoy frente a «un riesgo muy real de ingobernabilidad» en Roma. «En momentos de tensión los mercados tienden a sobrevalorar tanto las debilidades como las fortalezas. Será una buena ocasión para que el Gobierno convenza al mercado de las fortalezas de la economía española: necesitamos más ajustes y reformas», apunta el analista.

Las dudas también se dirigen a la conveniencia de las políticas de austeridad impuestas desde Bruselas, ante la derrota electoral del primer ministro saliente, Mario Monti. Un dilema que beneficia a España. «La noticia reabre el debate en Europa sobre los efectos de políticas demasiado estrictas de austeridad y la brecha social que provocan, derivada de la incomprensión de las mismas por parte de la ciudadanía», resume Santiago Carbó, catedrático de la Bangor Business School e investigador de Funcas.