Salarios e indemnizaciones limitadas: el futuro de los empleados de Orizonia
Protesta de trabajadores de Orizonia - efe

Salarios e indemnizaciones limitadas: el futuro de los empleados de Orizonia

cristina casillas
Actualizado:

La compañía Orizonia, que se ha declarado en preconcurso de acreedores, ya ha comunicado a sus trabajadores que no podrá hacer frente al pago de sus nóminas, a pesar de tener nueve millones de euros en caja, de los cuales, ocho corresponden a depósitos. Ante esta situación, a sus casi 5.000 empleados solo les toca esperar, sabiendo que será el Fogasa quien pague parte de la indemnización y de su salario, y que recibirán una mínima parte del total que les corresponda.

Cuando una empresa quiebra o se declara en concurso de acreedores pone en marcha un largo proceso de venta y liquidación de sus activos, con el fin de saldar las deudas. Según la Ley de Procedimiento Concursal, hay un orden ya establecido que fija la prioridad de los acreedores. Este proceso puede durar meses.

En el caso de Orizonia ya hay negociaciones con Barceló para la venta de partes de su negocio y, al mismo tiempo, ha comunicado un ERE que afectará a 3.000 de sus trabajadores, que deberán acudir a su puesto de trabajo, aunque sigan sin cobrar hasta que se llegue a un acuerdo total.

Es en ese momento cuando actúa el Fogasa, un organismo adscrito al Ministerio de Empleo y Seguridad Social que garantiza a los trabajadores la percepción de salarios, así como las indemnizaciones por despido o extinción de la relación laboral, pendientes de pago a causa de insolvencia o procedimiento concursal del empresario, como es el caso de Orizonia o como ya ocurrió con los trabajadores de Marsans.

Así, el Fogasa se encargará de abonar a los trabajadores los salarios con sus pagas extraordinarias, incluidos los de tramitación, pendientes de pago por declaración de insolvencia o procedimiento concursal de la empresa.

Sin embargo, las cantidades a abonar estarán limitadas. Se pagarán un máximo de 120 días, es decir cuatro meses, con un límite máximo de los salarios a percibir de 6.010,80 euros. El organismo también establece que haya un límite en las indemnizaciones, que ascendería en este caso, a 18.282,85 euros. Para los contratados temporales, 8 días por año trabajado.

Lee la noticia completa en Finanzas.com