El banco malo aprueba hoy una ampliación de capital para absorber más activos tóxicos

Banco Ceiss, Liberbank, BMN y Caja 3 traspasarán el próximo 28 de febrero unos 15.000 millones de euros en inmuebles y créditos problemáticos ligados al ladrillo a la Sareb

Actualizado:

El banco malo se prepara para recibir unos 15.000 millones de euros en activos tóxicos ligados al negocio del ladrillo de Banco Ceiss, Liberbank, BMN y Caja 3. Para ello, la dirección de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) aprobará previsiblemente hoy una ampliación de capital con el fin de poder absorber, el próximo 28 de febrero, los inmuebles adjudicados y créditos problemáticos a la promoción inmobiliaria procedentes de esas cuatro entidades, que recibirán ayudas del fondo de rescate europeo por 1.865 millones de euros.

El banco malo arrancó con 3.800 millones en recursos propios, entre capital y deuda surbordinada, con los que pudo hacerse cargo de casi 40.000 millones en activos de Bankia, Catalunya Banc, Novagalicia Banco y Banco de Valencia. Tras esta segunda ampliación, de unos 1.200 millones, la Sareb sumará recursos por unos 5.000 millones, el 75% en deuda y el 25% en efectivo, según los planes iniciales de la sociedad.

Respecto a los posibles nuevos inversores, por ahora solo Iberdrola ha desvelado su intención de acudir a esa ampliación con 2,5 millones de euros. La Sareb, presidida por Belén Romana y que recientemente ha rechazado la entrada de tres «fondos buitre» norteamericanos en su capital porque exigían unas contrapartidas «inasumibles», confían en que los actuales accionistas del vehículo —bancos y aseguradoras nacionales y extranjeros— amplíen ahora su participación.

La compañía de seguros francesa AXA, que en la primera fase invirtió 10 millones de euros, ya avanzó el pasado lunes que estudiará esa posibilidad si el Ministerio de Economía le hace una petición oficial. Ahora bien, su consejero delegado, Jean-Paul Rignault, insinuó que podría condicionar ese apoyo a que se otorgue al sector asegurador, que ha financiado con unos 100 millones de euros la creación del banco malo, un puesto en el consejo de administración de la sociedad.

Las dudas: BBVA y el Consorcio de Seguros

Está por ver si se confirma o no la inversión del Consorcio de Compensación de Seguros, empresa pública a través de la cual el Ministerio de Economía tenía pensado invertir entre 100 y 150 millones de euros. Su entrada en el banco malo podría descartarse finalmente porque si se suma a la del FROB, que ahora controla menos del 50% del capital, el Estado se convertiría en accionista mayoritario y el banco malo computaría como deuda pública.

También está en el aire si BBVA, que fue el gran ausente en la primera emisión de capital y deuda, acudirá en esta segunda ronda a la llamada del banco malo. El presidente de la entidad, Francisco González, rechazó avanzar su decisión hace unas semanas durante la presentación de los resultados del banco en 2012 y únicamente recordó que su negativa en diciembre respondió a una «cuestión técnica» y no de «cariño» hacia España.

Quizá porque entonces no se tenía toda la información necesaria. Jean-Paul Rignault afirmó esta misma semana que la decisión de AXA entonces no se tomó por criterior financieros sino de reponsabilidad con la economía española al no conocer todas las condiciones. Y que no había margen de tiempo para decidir. «Había que decir sí o no», desveló. De hecho, la dirección de la Sareb ya ha encargado un plan estratégico para el banco malo alternativo al diseñado a finales del año pasado por Economía.