«La morosidad pública es la causa del cierre de una de cada cinco empresas»
El presidente de ATA, Lorenzo Amor - abc
ENtrevista

«La morosidad pública es la causa del cierre de una de cada cinco empresas»

El presidente de la Federación de Autónomos ATA, Lorenzo Amor, asegura que «en los próximos meses va a ser más fácil crear tu propio empleo que encontrarlo»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aventura que el año que acaba de comenzar será bueno para pymes y autónomos, aunque también precisa que «la morosidad no puede seguir cerrando una de cada cinco actividades y destruyendo uno de cada cuatro empleos». Dice tajante que «asfixiar a los autónomos es estrangular la economía».

-La generación de empleo neto entre los autónomos con asalariados, ¿es un brote verde?

-No voy a decir que es un brote verde, pero ya van dos trimestres consecutivos con datos de empleo positivos. Es evidente que en el segmento de autónomos como personas físicas se va a incrementar el empleo.

-¿Cúando cree que se invertirá la tendencia en el mercado laboral?

-Depende de cómo reaccionemos. Si además de las reformas estructurales que hay que realizar en el país detectamos cuáles son nuestros problemas para no crear empleo y los afrontamos con valentía, la tendencia puede bajar. Aunque nos queda, no nos engañemos, un año duro para el sector público, el financiero y las grandes empresas. Sí será un punto de inflexión para las pymes. Para los autónomos, confiamos que se mantenga la tendencia que registramos desde hace seis meses. Pero la morosidad no puede seguir cerrando una de cada cinco actividades y destruyendo uno de cada cuatro empleos. El sector público, con sus impagos, están causando la mayor parte de los despidos en España.

-Pero el plan de proveedores fue un balón de oxígeno.

-Lo fue, pero concluyó el 31 de diciembre. Y este año, entre lo que quedó pendiente, porque no estaba registrado, y lo que se ha generado, ya hay pendientes más de 5.000 millones de euros. Afixiar a los autónomos es estrangular a la economía. Para que haya recaudación se debe generar actividad y para ello es fundamental que en este país continúen las reformas estructurales y se sigan poniendo en marcha medidas de estímulo como el plan PIVE.

-¿Por qué es tan importante que se alcance un acuerdo ahora sobre los jóvenes emprendedores?

-Si hay empleo, hay más recaudación, más consumo, menos pagos en prestaciones, etc... El problema de nuestro país es que hay casi nueve millones de pensionistas y perdemos diariamente casi 2.000 afiliados a la Seguridad Social. Estamos estrechando cada vez más el embudo. Y no nos queda más remedio que tomar medidas valientes, alguna de ellas impensables hace cuatro o cinco años. O lo hacemos o el embudo termina por cerrarse por una razón muy sencilla: si no generamos empleo, pero sí prestaciones, cada día tendremos menos cotizantes que mantengan esas prestaciones.

-¿Se refiere, por ejemplo, a poner en marcha «minijobs»?

-No me estoy refiriendo a contratos basura ni a «minijobs». Es más rentable tener a una persona dentro del sistema aunque cotice solo 50 euros que a la gente fuera del sistema sin cotizar nada y haciéndole la puñeta a quien a duras penas tiene que cotizar. Hay que facilitar la incorporación de los jóvenes al mercado de trabajo.

-¿Cómo vería poner en marcha un contrato con sueldo inferior al salario mínimo, como pide la CEOE?

-Para un empresario, su principal problema ahora no es pagar mil euros de salario. El gran problema de un autónomo es hacer frente a la Seguridad Social. Y si no paga, a las 24 horas tiene un recargo del 20%. Un trabajador de una gran empresa es un número; en una pyme es un apellido y de un autónomo es un compañero de fatigas.

-¿Qué opinión le merece la anunciada tarifa de 50 euros de cotización para los jóvenes emprendedores?

-Supone que en los próximos meses va a ser más fácil crear tu propio empleo que encontrarlo. Y si durante seis meses se suprimen trabas burocráticas y eliminan cotizaciones, mejor para el emprendedor. El problema es que esa tarifa plana puede quedar corta en el tiempo.