Los extranjeros redujeron su inversión en deuda española en 56.777 millones en 2012

Los extranjeros redujeron su inversión en deuda en 56.777 millones en el año 2012, según datos del Tesoro Público

Actualizado:

Los inversores extranjeros redujeron su inversión en deuda española en 56.777 millones de euros a lo largo del año 2012, lo que supone un descenso del 20,1%, según los datos publicados por el Tesoro Público.

Éste es el mayor descenso que registra la inversión foránea en deuda en toda la serie histórica, que arranca en 1995. De hecho, este tipo de inversión sólo ha descendido en otras tres ocasiones (2003, 2005 y 2006) y en cuantías muy inferiores, de 5.600, 1.700 y 6.800 millones, respectivamente.

A pesar del descenso anual, motivado por las dudas que han azotado a España en el primer semestre del año, la inversión extranjera en deuda empezó a recuperarse tras el verano y sumó al cierre de diciembre 224.662 millones, el nivel más alto desde febrero.

Además, los extranjeros se mantuvieron en 2012 como principal inversor en deuda nacional al acumular el 36,53% del total, puesto que le arrebató temporalmente la banca nacional durante el verano.

El peor mes para la deuda fue marzo, cuando estos inversores retiraron 25.000 millones. A partir de ese momento, los extranjeros siguieron retirando dinero, aunque en cuantías menores. En los meses de verano, el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) del programa de compra de deuda española calmó las aguas y permitió que los mercados se relajaran después de haber alcanzado niveles récord de tensión. Tanto es así, que desde septiembre, cuando ya se conocían los detalles del programa, los inversores extranjeros volvieron a comprar deuda española y recuperaron el puesto de principal inversor. Sólo en el mes de diciembre, elevaron su inversión en más de 10.000 millones.

Por su parte, la banca española registró el comportamiento contrario y elevó sus compras durante el año en más de 102.000 millones al respaldar fuertemente las inversiones del Tesoro. Llegó incluso a marcar máximos históricos varios meses consecutivos, aunque en septiembre, tras la relajación de los mercados, rompió la tendencia al retirar 3.052 millones.