Vela aventura

«Ocean Cat» vuelca y aún está en tiempo de récord

Se produjo a 1.300 millas de la línea de llegada y el sistema de adrizamiento ha funcionado perfectamente

Bayona (Pontevedra)Actualizado:

Incombustibles los marinos Tullio Picciolini y Giammarco Sardi. Al cuarto día de travesía oceánica, entre Dakar e isla Guadalupe, chocan con su catamarán «Ocean Cat» contra un objeto flotante que les rompe la orza de babor. En el sexto día vuelcan esquivando los “sargazos”, las algas que viajan entre aguas hacia el Caribe, cuando están a 1.300 millas de la llegada.

Ante una primera situación cambiante de las condiciones meteorológicas, entre vientos de intensidad media y ligeros, más el esquivar las citadas algas, y la exigencia de tener que mantener un rumbo más cerrado hacia el punto de destino, provocase el vuelco del «Ocean Cat». Una circunstancia para la que los marinos italianos ya se habían preparado antes de lanzarse a por el récord transatlántico entre Dakar y Guadalupe a bordo de un catamarán con seis metros de eslora no habitable; al instalar previamente un sistema de flotabilidad en la zona más alta del plano vélico, en este caso en la cabeza de la vela mayor -otros patrones prefieren llevar el típico flotador de espuma-.

A pesar de estos incidentes, para el navegante en tierra del equipo italiano todavía hay marguen de maniobra para batir el actual récord de 11 días 1 hora 9 minutos y 30 segundos. En algunos momentos la velocidad del «Ocean Cat» ha mantenido medias de 12 nudos, y en otros, como hoy a las 10:00 UTC, luchan por superar los 6 nudos cuando se encuentra a poco más de mil millas de isla Guadalupe.

Con los datos que manejan, cuando hoy (12.02.2919) se encuentran a 1.050 millas de la llegada, si logran mantener una velocidad media de 11 nudos tendrían el récord en la punta de los dedos.