Mini Transat

«A cana morta sí, pero con seguridad»

A lo largo del día, el grupo de cabeza participante en la Mini Transat alcanzará Finisterre. Axel Tréhin (primero en proto) a 35 millas del cabo y a 65 millas Ambrogio Beccaria (primero en serie)

Vigo (Pontevedra) Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Es la expresión típica del marino italiano Giovanni Soldini a bordo de su trimarán MOD 70 «Maserati»: “a cana morta”; a todo gas, sin contemplaciones, como una consigna para enfrentarse a la batalla. Y es sabido que los solitarios de la Clase Mini 6.50 no son nada recatados si pueden planear de seguido, el propio diseño de estos barcos esta concebido para ser muy rápidos en rumbos abiertos, al igual que los IMOCA 60.

Aunque hasta el anochecer no tendrán mucho viento, con la llegada del ocaso a cabo Finisterre, que será a las 20:07 horas, el viento del noroeste volverá a incrementar su intensidad por encima de los 12 nudos a lo largo del litoral occidental gallego. Que mañana se reforzará a un más desde la zona lusa de Viana do Castelo hacia el sur.

La Organización de la Mini-Transat La Boulangère estima que la mayoría de la flota de solitarios pasaran el DST de Finistirre por el interior, entre este y la costa gallega, que puede que algunos tomen la decisión de ir por fuera del DST.

Como referencia, la distancia desde cabo Finisterre a cabo San Vicente es de 350 millas, a la isla de Madeira a 700 millas y a la llegada en Las Palmas de Gran Canaria 930 millas.

A las 10 de la mañana, Joe Lacey estaba a menos de 10 millas de Gijón, donde hará escala tras sufrir problemas con la generación de energía a bordo de su Maxi 6.50 (el 963). Una vez en tierra, se pondrá en contacto con el director de la regata y se sabrá más sobre sus intenciones, si podrá o no reparar y volver a incorporarse a la regata.