Conde Gondomar

El «Pairo VIII» se corona como nuevo campeón de España de altura en el Conde de Gondomar

El Okofen de Javier de la Gándara afianzó su escalada hacia el podio de la clase J80 tras encadenar una nueva victoria en la segunda jornada del trofeo

Actualizado:

El Pairo VIII del Real Club Náutico de Vigo se coronó nuevo campeón de España de Altura de la zona Galicia en el Trofeo Conde de Gondomar, que se celebra estos días en las rías gallegas bajo la organización del Monte Real Club de Yates y con el patrocinio de Banco Sabadell.

El velero, armado por José Luis Freire, capitaneado por Luis Bugallo y con Laureano Wizner como táctico, se hizo con el título tras completar la etapa del Carrumeiro Chico, de casi 100 millas de ida y vuelta entre Bayona y la ría de Corcubión, en 15 horas y 47 minutos.

Los vigueses consiguieron el título pese a no ser los más rápidos en finalizar la prueba, ya que el Yess de Rui Ramada, del Monte Real Club de Yates, fue el primero en cruzar la línea de llegada. Lo hizo 20 minutos antes que el Pairo y 10 minutos antes que el Aceites Abril de los hermanos Luis y Jorge Pérez Canal, que tras la compensación de tiempos se colocó en cabeza de la clase ORC 1-2 y en lo más alto de la clasificación general del trofeo.

En la clase ORC 1-2, detrás el Aceites Abril y el Pairo VIII, ambos del Real Club Náutico de Vigo, se colocó el Siradella del Real Club Náutico de Portosín, patroneado por Francisco Gude; y en la clase ORC 3, ocupan los puestos del podio provisional el Oral Group Galimplant de Pedro Pazos (Real Club Náutico de Sanxenxo), el Gorilón de Emigdio Bedia (Real Club Marítimo de Santander) y el Marara 4 de Javier Montenegro (Club Marítimo Rías Baixas).

Tras llegar a Bayona de madrugada y descansar durante la jornada dominical, los grandes barcos volverán al agua el próximo miércoles para disputarse las dos últimas pruebas del Conde de Gondomar en el fondeadero de Cíes, dos bastones barlovento sotavento en los que también participarán los veleros la clase ORC 4 y los monotipos J80 y Fígaro.

Estos últimos salieron hoy al agua para completar su segunda prueba del campeonato, una costera de 24 millas que los llevó desde el interior de la bahía de Bayona hasta la baliza de Subrido, en las proximidades de Cabo Home, donde viraron para volver de nuevo a Baiona pasando por Bondaña, en la zona de Toralla.

La prueba se desarrolló con un viento noroeste de entre 8 y 10 nudos que parecía que no iba a dar problemas a la flota, pero justo al final, cuando los veleros estaban ya próximos a la llegada, los que navegaban en cabeza de la flota cayeron en un pozo que los estancó y le permitió a los que venían detrás alcanzarlos e incluso superarlos.

Uno de los barcos que más sufrió los caprichos del viento fue el Unus de Luis García Trigo, que tras firmar una espectacular regata llevando a toda la flota a su popa, se vio relegado a la última posición de la tabla de la clase ORC 4. En esta misma categoría, el Balea Dous de Rodeira, con Luis Pérez al frente, logró subir de la tercera a la primera posición, haciendo caer al Fend la Bise de Jean Claude Sarrade (Monte Real Club de Yates) y La Burla Negra de Juan José Martínez (Club Náutico Castrelo de Miño) al segundo y tercer puesto respectivamente.

En la clase J80, el Okofen del Monte Real Club de Yates, que hoy recuperó a Javier Gándara de patrón, afianzó su escalada hacia el podio tras encadenar una nueva victoria. Destacada también fue la actuación del Cunichán de Javier Martínez, que venía séptimo de primera jornada y, tras una gran regata, se metió en el bolsillo la plata provisional. El tercer puesto lo ocupa el Virazón de Miguel Lago.

En la batalla que libran los Fígaros volvió a destacar el Erizana de Santiago Meygide, que encadena dos primeros puestos en las dos pruebas celebradas hasta el momento. En segunda y tercera posición van el Silleiro de Gonzalo Baamonde y el Bouvento de Adrián Irago.

El Conde de Gondomar se despedirá su cuadragésimo tercera edición el próximo miércoles 25 de julio, festivo de Santiago Apóstol, a partir del mediodía en el fondeadero de las Islas Cíes, con un menú final compuesto por dos mangas para todas las clases.