Clase 6M

El Rey Juan Carlos bota su nuevo «Bribón Movistar»

El barco del armador sudamericano José Álvarez, representará a España en el Mundial de la clase

Sanxenxo (Pontevedra)Actualizado:

Hoy viernes se ha botado en la localidad gallega de Sanxenxo el nuevo barco de la clase internacional 6M de José Álvarez, armador de origen latinoamericano y afincando en Londres, con la tradicional rotura de la botella en la proa del barco, en esta ocasión un vino Ponte da Boga un Godello de 2014 y la bendición del párroco de la localidad, Monseñor Samuel García Tacón. Desde hace un año su armador viene gestando el proyecto de construcción del nuevo barco de la clase internacional 6M, en la división modernos, para sumarse a la flota española y comenzar lo antes posible la puesta a punto y los entrenamientos.

“Es para mí una enorme satisfacción el poder botar hoy aquí este barco, nacido en O Grove, que comenzará su singladura en una villa tan marinera como Sanxenxo y comprobar el gran trabajo que todo el equipo de diseño y construcción ha realizado durante todos estos meses”, ha declarado José Álvarez. “Además es un gran honor que el Rey don Juan Carlos haya aceptado el patronear este barco que representará a España en el campeonato del mundo en Canadá”.

Diseñado por los arquitectos navales Juan Kouyoumdjian y Javier Cela, ha sido construido en Galicia en los astilleros Garrido de O Grove y navegará en el próximo mundial de la clase 6M en Vancouver (Canadá) representando a España bajo la grímpola del Real Club Náutico de Sanxenxo.

El barco participará en este campeonato del mundo con el nombre de “Bribon Movistar” continuando de esta forma con la tradición empezada por José Cusí en 1973.

Dinamizar la tecnología naval gallega y ponerla a prueba en la más dura competición, es quizás uno de los grandes beneficios que dejará este proyecto.

Otro factor importante en el área tecnológica está en las velas que se utilizarán en el nuevo barco y que se fabricarán en la velería de North Sails en Cuntis (Pontevedra).

Además, los trabajos que realizan los astilleros Garrido en O Grove y Lagos en Vigo, sumado al de las tripulaciones y equipos de tierra de cada una de las diez unidades que ya navegan en las Rías Baixas, están generado nuevos empleos en el sector náutico.