ENTREVISTA A JOSÉ LUIS ÁLVAREZ

«Seguimos en la élite de los clubes españoles»

«El Trofeo Principe de Asturias sigue siendo una de las regatas más importantes»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El histórico Monte Real Club de Yates de Baiona ha tenido, desde su nacimiento en 1965, seis presidentes. Entre 1965 y 1973 lo fueron Ricardo Valeiras, Alfredo Romero y Carlos Zulueta. En 1973 se inició la etapa de Rafael Olmedo, que se prolongaría durante 42 años, hasta su fallecimiento en 2015. Ese mismo año, y tras una breve presidencia de Gabriel Baltar, que ocupó el cargo durante unos meses, en las elecciones celebradas en el club resultó vencedor José Luis Álvarez, que se convirtió en el sexto presidente del Monte Real Club de Yates tras superar a la candidatura de Javier de la Gándara.

Empresario vigués del sector hospitalario ya retirado, durante gran parte de su vida compatibilizó su actividad empresarial, como fundador y directivo de diferentes compañías de distribución de material y equipamiento sanitario, con su amor por la vela. Participó como patrón y regatista en numerosas competiciones, llegando a ser nombrado mejor regatista amateur del año por el club que actualmente preside.

¿Cómo surgió su presidencia al Monte Real Club de Yates?

Pues cuando falleció Don Rafael Olmedo, que había presidido el club durante más de 40 años, algunos socios me lo propusieron. Todo un honor para mi, y un importante reto personal. Siempre he querido este club y después de darle vueltas en mi cabeza, creí que podría hacer buenas cosas por él. Y en esas estamos, trabajando duro con un gran equipo, para que el Monte Real siga siendo lo que sus socios y todo aquel que nos visita espera de él.

¿Cómo encontró el club cuando llegó?

Bien. Siempre hay cosas que mejorar. Las había cuando yo llegué y seguro que las habrá cuando yo me vaya. En un club con tanta actividad como el nuestro es difícil que no haya nada anotado en la lista de tareas pendientes. Siempre hay algo por hacer, algo que impulsar, algo que arreglar… y es necesario que lo haya, porque eso demuestra que se tiene ambición y ganas de mejorar. Pero todo venía en buena dirección y creo que seguimos en el camino correcto. Avanzando, siempre avanzando, y trabajando muy duro. En este sentido somos ambiciosos.

Deportivamente hablando, ¿a qué nivel está ahora el Monte Real?

Al más alto. Seguimos siendo uno de los clubes más importantes de España, y no solo por nuestra trayectoria y nuestro renombre, que es algo que trasciende más allá de nuestras fronteras, sino sobre todo por ser capaces de seguir programando, año tras año, un gran número de competiciones. Pocos clubes programan tanto y a tantos niveles como nosotros.

¿Qué pasa con los barcos gallegos que no salen del fiordo a competir como lo hacían antes?

Es algo que deberíamos preguntarle a los armadores, pero entiendo que es, básicamente, porque no hay tantos recursos como antaño. No hablo solo a nivel económico, ya que la situación de crisis ha ido mejorando en estos últimos años, sino para conseguir tripulación profesional, fechas para los desplazamientos, logística para mover los barcos… resulta complicado. Además está el tema de que en Galicia tenemos condiciones ideales para regatear y para competir. Cuando puedes disfrutar tanto de la vela “en casa”, y hay dificultades para salir, pues es normal que muchos opten por quedarse.

Llevamos muchos años con el Trofeo Príncipe de Asturias un poco parado, ¿qué medidas se deberían poner en marcha para sacarlo adelante?

¿Parado? Sinceramente no creo que esté parado. Mantenemos muy buenas cifras de participación, el apoyo de numerosas administraciones y empresas, y las encuestas de satisfacción nos revelan que los armadores y regatistas están encantados con la competición. Es evidente, a todas luces, que no es como en los años más boyantes, cuanto la economía estaba en otra situación y los patrocinios eran otros; pero en la situación actual el Trofeo Principe de Asturias está en muy buen nivel, y sigue siendo una de las tres regatas más importantes de España.

Un trofeo como el Príncipe de Asturias, ¿no debería tener algún día más de regatas?

Es algo que no se ha llegado a valorar por varios motivos. Uno, la tradición. En el Monte Real Club de Yates nos gusta mantener las tradiciones y el Príncipe de Asturias se creó, en 1986, con un formato de tres jornadas de regatas que siguen funcionando bien. ¿Cómo lo sabemos? Pues por lo que nos cuentan los participantes. Al finalizar el trofeo lanzamos cuestionarios de satisfacción, y las respuestas de los armadores nos muestran que están de acuerdo con el modelo de competición. Ese es otro de los motivos, algo que tenemos muy en cuenta, ya que la opinión de los participantes es muy importante para nosotros.

¿No cree que la participación de tantas clases desvirtúa el trofeo?

Para nada. Creo únicamente desvirtúa el hecho de comunicar los resultados finales, porque no hay un claro ganador y cuesta un poco entender que en una competición pueda haber 7 u 8 ganadores. Pero es así, y esa es también la esencia de un trofeo como éste, el que esté abierto a la participación de muchas clases, de diferentes tipos de barcos, regatistas… siempre decimos que el Trofeo Príncipe de Asturias es una “fiesta de la vela” y todos deberían poder participar en ella.

¿Por qué los barcos del Mediterráneo no suben a competir en el Príncipe de Asturias?

Pues entiendo que es un poco por lo mismo que pasa con los armadores gallegos que no van al Mediterráneo a competir. Porque es complicado. No hay tantos recursos y al final uno, si no se ve con posibilidades de obtener un título o una posición destacada que le merezca toda la operación, pues opta por quedarse en casa a regatear, o por ir a un lugar en el que mover el barco no le suponga un gran trastorno. Al club vienen, por ejemplo, un gran número de tripulaciones portuguesas a competir. ¿Por qué? Pues porque están cerca, o relativamente cerca, y mover los barcos no es tan complicado, ni a nivel de presupuesto ni de logística. Ojalá fuese más fácil y los armadores se animasen a venir al Príncipe. Estamos seguros de que les encantaría y repetirían. Es una grandísima competición.

¿No sería una buena idea una reunión entre los presidentes de Palma, Valencia y Baiona para intentar organizar una “triple corona” con las tres mejores regatas de España?

Pues sí, muy buena, la verdad. Por nuestra parte desde luego estamos dispuestos a participar en esa reunión y poner todo lo que esté en nuestra mano para hacer realidad esa “triple corona”.

Las tres grandes regatas de Galicia llevan muchos años de crisis, ¿no será porque los tres grandes clubes gallegos se han aislado entre ellos?

No creo que estén en crisis, la verdad. Tanto el Rías de Vigo como el Príncipe de Baiona y el Trofeo Rey Juan Carlos de Sanxenxo siguen siendo regatas de una participación muy alta y con un nivel muy elevado. Y todas implican, en cierto modo, una relación entre los tres clubes. Colaboramos unos con otros e incluso organizamos otras regatas juntos. Creo que todos trabajamos para conseguir lo mejor para nuestros clubes, pero nos llevamos bien, la relación sin duda es buena.

Después de desafiar tres veces a la Copa América, ¿el mundo se ha olvidado de Baiona?

El Monte Real sigue muy presente en la náutica mundial como uno de los clubes de referencia. Mantenemos relación con los clubes más importantes del mundo y muchos de ellos acudieron no hace mucho al Galicia Atlantic Destination, que organizamos para hablar del turismo náutico internacional. Además, cada año son muchos los clubes que eligen al Monte Real para sus eventos, competiciones o simplemente Este verano, por ejemplo, tenemos actividades con asociaciones tan importantes como el World Cruising Club, el Irish Cruising Club o el Royal Cruising Club.

¿La vela olímpica es la asignatura pendiente del Monte Real?

La verdad es que nunca ha formado parte del proyecto del Monte Real, pero sí hemos apoyado proyectos puntuales, y tal vez lo volvamos a hacer en el futuro

¿Para cuándo una Liga Femenina de Cruceros?

Pues de momento es algo que no tenemos en mente, pero el impulsar la vela femenina es algo que siempre tenemos presente, desde los inicios a través de nuestra Escuela de Vela, hasta la Ladies Cup que celebramos dentro del Trofeo Príncipe de Asturias

¿Y un Campeonato de España de Vela Adaptada?

Durante 4 años consecutivos, hasta el 2016, organizamos el Campeonato Ibérico de 2.4mR, que formaba parte del Circuito Iberdrola de Vela Paralímpica, y era una de las competiciones de vela adaptada más importantes de España, pero desde que Iberdrola retiró su apoyo no se ha vuelto a organizar. A la espera de que surja una oportunidad y podamos implicarnos en algún trofeo específico, seguimos trabajando por la vela adaptada a través de nuestra Escuela de Vela, con cursos, actividades e iniciativas…y a través de algunas de nuestras competiciones, en las que participa algún barco de vela adaptada.

¿Qué citas internacionales hay previstas para este año?

Pues tenemos varias citas internacionales en el calendario, tanto regatas como rallies y eventos, todas ellas en verano. A principios de julio, del 3 al 13, se celebra la Pornic-Baiona-La Rochelle, para la que ya está abierta el plazo de inscripción. También en julio, a mediados, celebraremos en nuestras instalaciones el encuentro náutico del Irish Cruising Club, y recibiremos la visita de una flota de más de 20 barcos del Royal Cruising Club. Y el ARC Portugal Rally, que este año cumple 25 años de historia, hará escala en Baiona a comienzos de junio.

¿Cabría la posibilidad de internacionalizar los Premios Nacionales de Vela Terras Gauda?

Cabría. Y lo cierto es se ha llegado a valorar la posibilidad de incluir entre los premios una mención especial a un regatista, equipo o proyecto internacional. Sería, eso sí, una mención especial, ya que los premios seguirán siendo, y eso sí que lo tenemos claro, tanto el patrocinador Terras Gauda, como el club como organizador, premios “nacionales” de vela. En España tenemos grandísimos proyectos deportivos y grandísimos deportistas cuyos méritos merecen ser reconocidos, y ese ha sido desde siempre, y seguirá siendo en el futuro nuestro objetivo y el de estos premios. Es necesario seguir impulsando la vela en España, y creemos que estos premios son una muy buena forma de hacerlo.

¿Cómo se presenta la temporada en el campo de regatas de Baiona?

Pues muy intensa, como siempre. Salvo en agosto y diciembre, que son meses en los que hay una actividad más social que deportiva, en el resto de meses tenemos competiciones prácticamente cada 15 días. Empezamos y acabamos año con nuestras ligas de J80, de invierno y otoño; seguimos con las clásicas regatas de invierno y primavera para cruceros; tenemos un par de competiciones de vela ligera con las que pretendemos seguir impulsando la vela de base en Galicia; y volvemos a organizar, un año más, el Campeonato Gallego de Solitarios y A Dos. Coorganizamos también varias regatas internacionales, de las que te hablé anteriormente; y en julio y septiembre tenemos nuestros platos fuertes: el Trofeo Conde de Gondomar y el Trofeo Príncipe de Asturias. Va a ser un año movidito y de mucho trabajo, como siempre, pero nosotros encantados.