Lay Francisca Ley Torres

«En el "Princesa Yaiza", yo también soy un "gallo"»

Desde pequeña le ha fascinado la moda y en la adolescencia comenzó a navegar logrando ser tres veces campeona del mundo

PalmaActualizado:

Lai es de esas mujeres llena de vida que sabe lo que quiere y que nada entre dos pasiones, la moda y la vela. Es mitad mallorquina y mitad lanzaroteña, porque aunque nació en Mallorca vive en Lanzarote y siempre tiene presente a "sus" dos islas. Este año ha ganado su tercer Mundial de J 80 a bordo del «Hotel Princesa Yaiza».

«Siempre he sido un pescadito de mar y no hay nada que me guste más que navegar»

—¿De dónde le viene la afición a la vela?

—Siendo o viviendo en un lugar como Lanzarote, paraíso de los deportes náuticos, es difícil no estar vinculado al mar de una u otra forma. Me inicié en la adolescencia. Pero Lanzarote tiene unas condiciones inmejorables para la práctica durante todo el año de la vela y con constancia y ganas se aprende muchísimo. Siempre he sido un pescadito de mar y no hay nada que me guste más que navegar, me apasiona la vela, sea por placer o por competición es algo que no cambio por nada.

—Navega con una tripulación de «gallos», ¿se le hace cuesta arriba?

—¡Si yo también soy un gallo! La verdad es que no me puedo quejar, no hay distinción de sexo, me tratan como una igual. Me hace más fuerte. Nos conocemos todos desde hace muchísimos años y estamos muy unidos dentro y fuera del agua. Me siento muy valorada y la verdad es que también respetada por toda la flota y familia de J80, así que no, que va, para nada se me hace cuesta arriba.

—Lleva muchos años colaborando con Rayco en el mundo de las regatas, ¿cuándo le pidió que formara parte de su equipo?

—En 2007 empecé como suplente en las regatas locales. Rayco siempre navegaba con niños a los que él entrenaba que estuvieran en el peso, fueran ágiles y se manejaran con soltura en el barco para que en su tripulación fueran cinco miembros, pero con el tiempo éstos crecían y ya no cabían. En 2010 me fichó para acudir al Campeonato de España de J80 en Coruña a bordo del «Big Boy Náutica», ganamos y me gané mi puesto fijo en la tripulación hasta el día de hoy.

—¿Qué es más duro, preparar un Mundial o una colección?

—Ambas preparaciones son duras por diferentes motivos: para preparar el mundial realizamos entrenamientos técnicos dentro y fuera del agua, en el agua nos centramos en las maniobras con las diferentes condiciones que haya para estar preparados para cualquier tipo de viento. Cuando salimos del agua vamos todos juntos al gimnasio de nuestro club, el Real Club Náutico de Arrecife, y nos mantenemos en forma durante todo el año. Lo realmente duro de preparar un mundial es la logística previa ya que desde Canarias nunca podemos contar con nuestro material. Realizar una colección de moda requiere diseñar, la búsqueda de tejidos, patronar, realizar las primeras muestras probando los diferentes tejidos, confeccionar... una vez hecha la colección se realiza el catálogo, la estrategia publicitaria, el posicionamiento en tiendas. En mi caso cree una marca propia desde cero y aunque me encanta mi profesión la vida del emprendedor y el autónomo en nuestro país no es fácil, pero creo he ido cumpliendo mis objetivos y aunque sea duro me siento afortunada.

—No todo el mundo ha ganado tres Mundiales como usted, ¿qué ha sentido en cada uno de ellos?

—Es felicidad, satisfacción por el trabajo bien hecho, alegría, emoción... son una mezcla de sentimientos difíciles de explicar, pero todos positivos la sensación es inigualable. Cada año que acudimos partimos de cero, como todos los deportistas somos competitivos y no existe el pensamiento de «bueno ya gané en otra ocasión» por lo que vamos a por todas a intentar dar lo mejor de nosotros mismos. En 2015 en Kiel, Alemania pensaba que se me salía el corazón, recuerdo como saltábamos en el barco abrazados intentando no caer al agua (helada). La emoción al volver a casa... Del mundial del año pasado en Sotogrande la adrenalina de ganar en la última prueba del campeonato y sentir el calor de la flota, cuando íbamos a atracar, todo el apoyo recibido, buff... me emociono eh... Se me eriza la piel recordando todos los momentos vividos a bordo del «Princesa Yaiza». Y de este año orgullo, sentirme realmente orgullosa de mi equipo. Del trabajo de cada uno de ellos y de ver como vamos evolucionando, de la capacidad de reacción. No deja de sorprendernos el apoyo de la afición, la cantidad de mensajes recibidos y las muestras de cariño desde nuestra isla a todo el resto del panorama nacional e internacional.

—¿Qué regata le gustaría ganar?

—Si hubiera empezado antes en la vela me hubiera gustado ser olímpica. Haber vivido desde tan cerca la campaña de 470 de Rayco y Alfredo me hizo apreciar y admirar su tenacidad, esfuerzo, la capacidad de sacrificio y lucha, la competitividad con la que afrontaban cada nuevo reto. Realizar una campaña olímpica me parece digna de alabar en todos los sentidos. Creo que reuno varios de esos requisitos que aplico a mi profesión y aunque dudo que hubiera sido, ni de lejos, tan buena como ellos, por soñar que no sea.

—¿Sería posible un barco fuerte de chicas?

—Por supuesto, hay grandísimas regatistas en nuestro país solo habría que ver calendarios, sincronizar agendas y juntarlas. Entrenar y estoy segura de que se convertiría en un proyecto fuerte. ¿Puedo hacer las pruebas? ¿Cuándo empezamos? ¡Cuenten conmigo!

—Cuando navega de placer por su isla, ¿dónde se le va la mente?

—Mi mente se queda donde está admirando y viviendo el momento, si la isla es bonita desde dentro ver Lanzarote desde el mar te hace apreciarla de forma diferente. Cuando navego por placer me fijo en los diferentes matices de los colores de la tierra, del mar... me gusta ver los peces, sentir el viento. Para mi, Lanzarote es el paraíso.

«A los diez años diseñé mi vestido de comunión»

—¿Cuándo le nace el amor hacia la moda?

—Desde muy pequeña, ni siquiera lo recuerdo, pero dice mi madre que desde pequeñita cambiaba mis vestidos y me combinaba la ropa. Miraba desfiles y me atraía la idea de crear.

—¿A qué edad creó el primer diseño?

—Con 10 años, mi madre me llevo donde unas modistas y les dije como quería mi vestido de la primera comunión.

—¿Qué diseña?

—Diseño ropa de fiesta y «casual wear», que es una linea para el día a día. Prendas versátiles para mujeres dinámicas que adaptan las tendencias a su manera.

—¿Cuál es su especialidad?

—Estoy especializada en Estilismo y ahora me dedico al Estilismo para cine y audiovisuales. teatro, cortometrajes, anuncios, videoclips, editoriales y producciones de moda.

—¿Cuándo se decide a crear Onyxay?

—Antes de terminar mis estudios de moda ya vendía colecciones cápsula a diferentes tiendas, veía que tenían buena aceptación y eso me animaba a seguir avanzando. Me presente a varios concursos de jóvenes diseñadores y me decidí a crear la firma. Tenía miles de diseños en mis blocs de dibujo, así que empecé por ordenar las ideas y cree varias colecciones enfocadas a diferentes momentos para la mujer. Me asocié con una empresa de confección de la isla y me puse manos a la obra, estuvimos casi 3 meses trabajando durante casi 16 horas al día, patronando, haciendo pruebas, cosiendo día y noche... presenté mi primera colección el 18 de junio de 2013 en un desfile que duro dos horas debido a la variedad y cantidad que presenté, quería descartar prendas o alguna sección pero fue imposible, con todo lo que trabajamos para esa primera presentación la hice completa.

—¿Cuántas colecciones ha presentado?

—He presentado hasta la fecha cinco colecciones. Aparte de un pequeña linea de vestidos que saqué para aquellas a las que les gusta ir combinadas con sus hijas. Ahora tengo el diseño un poco aparcado y solo realizo una colección de fiesta al año, que sale a la venta un poco antes de navidades y presentaremos dentro de poco. Como te comentaba antes ahora estoy más centrada en mi carrera como estilista lo cual me apasiona tanto como diseñar.

—¿Quién es su musa?

—No tengo una musa concreta, me inspiran los movimientos urbanos, la gente que me cruzo cuando voy caminando por la calle, la música, me fijo en los pequeños detalles que hacen diferente a cada persona. Me gusta el binomio de lo clásico fusionado con lo moderno, los toques étnicos.

—¿Cómo son sus diseños?

—En las colecciones de «casual wear» mis diseños son versátiles, para el día y la noche. Prendas confeccionadas en punto y telas con movimiento. No me gustan las prendas rígidas. Para la noche y fiesta ya es otra historia donde me decanto por la feminidad en la forma de los vestidos realzando la figura de la mujer donde cuido hasta el último detalle de la pieza.

—¿A quién van dirigidos?

—La moda y el diseño de moda en concreto es un arte, es una forma de expresión. Mis diseños van dirigido a todas aquellas mujeres que les guste y sientan identificadas con mis prendas. No descarto hacer hombre en un futuro cercano.

—Lanzarote es un sitio paradisiaco para casi todo, ¿para la moda, también?

—Lo es a la hora de inspirarse y para trabajar, pues la calidad de vida que tenemos se encuentra en pocos lugares del mundo. Hay grandes diseñadores y creo que quien se mueve consigue hacerse su hueco en este mundo, pero la realidad es que estamos muy alejados de ser un paraíso de la moda como son las grandes capitales de la moda.

—¿Qué parte de Lanzarote le inspira?

—¿Por dónde empiezo? Lanzarote entera es inspiradora para mi, su gente, sus playas, pero no solo las típicas sinó los rincones que conocemos los locales, el volcán de Timanfaya y las montañas de fuego, el azul del océano y el azul del cielo, quedarte sentado en alguna roca por el sur de la isla viendo el atardecer, lo días de viento me encantan y los días de muchísimo viento aun más.

—¿Quién es su diseñador favorito?

—Imposible decantarme por uno solo Elsa Schiaparelli, Coco Chanel, Cristóbal Balenciaga, Christian Dior, Manuel Pertegaz, Yves Saint Laurent, Giorgio Armani, Paco Rabanne, Gianni Versace, Karl Lagerfeld, Calvin Klein, Jean Paul Gaultier, Vivienne westwood, Alexander McQueen... bueno y muchos más.

—¿La moda española está en un buen lugar mundial?

—Crece año tras año, es rompedora y diferente. Desde los grandes mitos de la moda española como Cristobal Balenciaga a los nuevos diseñadores emergentes, veo que este sector está en auge puesto que la demanda es de todo tipo y hay cabida para todos en el mercado, solo hay que encontrar un sello propio por el cual los clientes te distingan. Las tendencias globales van y vienen a una velocidad de infarto, pero son las tribus urbanas las que marcan la diferencia desde mi punto de vista y de las cuales sacamos la inspiración. La moda española es cultura, es arte.

—¿Para cuándo el salto a la Península?

—Desde mis inicios varias tiendas multimarca confiaron y apostaron por mis diseños, desde la primera colección se han vendido parte de mis prendas tanto en península como en baleares. El siguiente salto es seguir cumpliendo metas.

—Pida un deseo con glamour

—Diseñar el vestuario de un largometraje o serie.