Entrevista

Fernnández de Bobadilla: «La Directiva de la Federación Española es bicéfala»

«Tiene dos bandos, Santander y Mallorca y la postura dictatorial de Julia Casanueva provocó mi cese fulminante»

IbizaActualizado:

Justo dos años después de su incorporación a la Real Federación Española de Vela como Director de Preparación Olímpica, volvemos a hablar con Asier Fernández de Bobadilla, tras su abrupta cesión del cargo a poco más de una año de los Juegos Olímpicos de Tokio.

¿Cuál ha sido la razón de que la hayan cesado del cargo?

Desde mayo de 2018 la directiva ha sufrido una bicefalia muy marcada, en la cual me mantuve en medio hasta octubre del 2018. El día 5 de ese mismo mes entregué mi baja voluntaria a Julia Casanueva porque la situación era insostenible. Días después de mi renuncia a continuar como Director de Preparación Olímpica de la RFEV tuvimos una reunión en Santander el Vicepresidente Económico (Javier Sanz), el Vicepresidente Deportivo (Chimo Gonzalez), la Presidenta (Julia Casanueva) y yo como director de preparación olímpica. En esta reunión se retomó el proyecto en el cual muchos de nosotros nos habíamos embarcado, y en el que al principio todos remábamos en una misma dirección para conseguir los objetivos marcados, con un plan claro y viable, desarrollado para alcanzar los objetivos de unir la vela olímpica con la tecnificación de todas las clases lanzadera de estas, y por supuesto, respetar los principios de justicia, imparcialidad, transparencia, para demostrar a nuestros deportistas y principales colaboradores, que esta Federación era diferente. En pocos meses Julia Casanueva, nuevamente decidió ir por libre en este proyecto, y volvió a romper la estabilidad del proyecto tomando decisiones deportivas y económicas unilateralmente, sin consultar con ninguno de los dos responsables del área económica, o del área deportiva. Incluso llegó a saltarse resoluciones del Comité de Preparación Olímpica de la RFEV que constaban en acta, generando una falta de respeto a los miembros de este comité. Por tanto, el principio de transparencia y democracia es evidente que no lo respetó. El hecho de que yo fuera muy insistente en no salirnos del guion del proyecto en el cual me embarqué sin dudarlo desde el principio, y el hecho de no callarme cuando la presidenta quería ir en otra dirección de forma unilateral, hizo que perdiera la confianza en mí como director de preparación olimpica, y que tomara la decisión unilateral, y en contra de los vicepresidentes económico y deportivo, para cesarme el pasado día 4 de junio 2019.

¿Qué encontró cuando entró a dirigir la preparación olímpica, y en qué estado deja el equipo preolímpico?

Antes de proceder con la respuesta, me gustaría decir que mi predecesor no tuvo la suerte de contar con un vicepresidente económico y deportivo como los que yo me encontré. Él se encontró una federación con complicaciones económicas y jurídicas que le impidieron llevar su proyecto deportivo adelante, y su día a día era intentar que el barco no se hundiera. Mi predecesor, Toni Ripoll, es un técnico extraordinario, con el que he contado en varias ocasiones durante estos dos años. De hecho, si yo tuviera que volver a competir en unos Juegos Olímpicos, sería a la segunda persona a la que me gustaría tener de entrenador, en primer lugar se lo pediría a Paul Depoorter a quien le debo todo lo que se de este deporte y de la vida, y en segundo lugar a Toni Ripoll por la tranquilidad y positividad que transmite, y que es lo que le ha llevado a ser el entrenador con mayor número de medallas olímpicas de España. Pero nadie podrá decir que durante mis dos años no haya cambiado cosas, entre ellas el 80% del staff, o la forma de trabajo. Igualmente, hago balance y veo que cuando yo llegue a la RFEV ocurría lo siguiente: las embarcaciones de apoyo de los entrenadores no tenían ni matricula, una póliza de crédito bancaria insuficiente para mantener la actividad económica hasta que el CSD nos pagara la subvención ordinaria, un sistema de selección matemático que sólo se aplicaba si el que ganaba era el que se consideraba que era quien tenía que representarnos en las olimpiadas, una generación de deportistas en la última etapa de sus carreras deportivas sin remplazo a la vista, una duplicidad en las sedes del departamento administrativo (Madrid y Santander), en resumen, no había un plan. Ahora, al mirar atrás veo lo siguiente: tenemos una póliza que nos da suficiente músculo económico para poder avanzar en el proyecto deportivo, aunque el CSD no nos dé dinero hasta agosto, una generación de técnicos jóvenes formados y motivados, un equipo olímpico que viajan juntos y comparten información entre ellos, una nueva generación de deportistas, con nivel, que permitirá la regeneración constante del equipo olímpico, se han introducido las nuevas tecnologías y la toma de datos como algo natural, se ha incluido la figura del responsable de logística para que los técnicos se concentren sólo en mejorar el rendimiento de los deportistas, etc. En resumen, por primera vez la RFEV tiene un plan. Evidentemente todo esto no lo he hecho yo solo. Se ha podido hacer porque directiva, técnicos y deportistas hemos remado en una misma dirección. Todo esto ha hecho que la RFEV haya pasado de tener en el 2017 a tan solo 12 tripulaciones españolas en él princesa Sofía, a parte de las del equipo preolímpico, a 65 tripulaciones en 2019. A todo esto, hay que sumar la evolución de los resultados que es el uno de los principales motivos para el que se me contrató. Los resultados mejoraron del 2017 al 2018, y en mi última etapa con director de preparación olímpica, el porcentaje de mejora de los resultados fueron de un 78% en la World Cup de Miami, un 65% en el Princesa Sofia, y de un 104% en la ultima World Cup celebrada en Italia. Esto es lo que dejo en la RFEV cuando miro hacia atrás.

En ese estado ¿Qué puestos estima que se conseguirían en las próximas olimpiadas? ¿Habrá medallas en el 2020?

En las clases 470 masculino y 470 femenino, tenemos claras opciones a soñar con medallas. El 49er (masculino), la RSx femenina (windsurf) y el Nacra 17 (catamarán), tienen nivel para estar luchando por las medallas. El 49er FX (femenino), y la RSx masculina (windsurf), tienen muchas opciones de diploma, y el resto de clases han mejorado muchísimo y seria un éxito verles dentro del a Medal Race (finales).

¿En qué cree que va a afectar su cese como Director de Preparación Olímpica de la RFEV?

El problema no es mi cese, el problema es la falta de liderazgo que estamos sufriendo. La presidenta, me ha cesado sin consultarlo con los dos principales pilares del proyecto deportivo, que son el vicepresidente económico (parte principal de cualquier empresa) y el vicepresidente deportivo (brazo ejecutor de la parte técnica). No están trabajando conjuntamente como al principio, y mientras esto no ocurra, la situación no va a mejorar. Por mucho que la presidenta me destituya y ponga un nuevo director de preparación olímpica. Por suerte, el trabajo deportivo está hecho en un 90%, hay deportistas con tanto talento e implicación, que han trabajado tanto durante estos últimos años, que ya están ahí acariciando las medallas. Muy mal habría que hacerlo a partir de ahora para que pierdan las medallas.

¿Cuál es la estructura de técnicos que vamos a ver a partir de ahora?

Espero que la misma por el bien del equipo. Bastante trastorno genera el cambio del director de preparación olímpica, como para ir cambiando a los entrenadores, médicos, fisios, preparadores físicos, psicólogos, etc.

¿Si volviera dos años atrás, volvería a aceptar ser Director de Preparación Olímpica de la RFEV?

Sin dudarlo ni un segundo, creo que tengo mucho que aportar a la RFEV y a los deportistas.

¿Cómo ha visto los toros desde el otro lado de la barrera?

Con mucha más política que sentido común en muchas ocasiones, y en otras con mucho miedo a los cambios que sin lugar a duda hay que llevar a cabo, a pesar del rechazo de los más conservadores. Al final se quiere agradar a todos, y eso es imposible. Lo que hay que hacer, es lo que es mejor para el deporte y los deportistas, que es a quienes nos debemos y por quienes existimos los técnicos, jueces, y directivos de federaciones. Sin ellos no somos nada.

¿Qué le falta a esta RFEV?¿Qué es lo mejor que le podría ocurrir de cara al futuro?

Ahora mismo tenemos un liderazgo incapaz de trabajar en equipo, especialmente con los que han sido desde el principio sus principales asesores, con los cuales consiguió reflotar una federación casi hundida, y ponerla entre las primeras potencias de la vela mundial. Necesitamos hacer partícipes a todos los actores implicados en la RFEV, directiva, técnicos, deportistas, prensa del sector, de que este es el proyecto para trabajar de forma conjunta por el bien del deporte y de los deportistas, este es el proyecto de todos. Lo mejor que le podría pasar es que haya un liderazgo con las cosas claras, que no cambie de opinión cada día, que sea ágil en la toma de decisiones, que tenga un objetivo claro y un plan que seguir, y sobre todo que trabaje en equipo, ya que los individualismos no son la forma de liderar ningún proyecto.

Es clara la bicefalia en la federación ¿se ha sentido daño colateral?

Clarísimamente hay dos bandos, Santander y Mallorca. Una quiere volver al modelo Sidney, con todo el equipo entrenando en Santander mientras el resto de los equipos olímpicos del norte de Europa entrena en el sur de la península buscando los dos estímulos principales para la mejora del rendimiento, cualitativo y cuantitativo, que el buen clima del Sur nos permite. Y los otros quieren dar a los deportistas lo que sea mejor para la mejora del rendimiento, buscando los mejores spots para cada ocasión, con independencia de si van a descentralizar los entrenamientos en el equipo olímpico fuera del centro de alto rendimiento construido en Santander por el equipo federativo santanderino del 2000 al 2012. Más que un daño colateral mi despido ha sido una declaración de intenciones de la presidenta. Con mi despido está invitando a marcharse tanto al vicepresidente económico, como al vicepresidente deportivo. Por suerte para la vela olímpica tanto Javier Sanz, como Chimo Gonzalez, son lo suficientemente responsables e inteligentes para darse cuenta que su marcha aún empeoraría más las cosas. Desde aquí les envío mi enhorabuena por su decisión de aguantar ahí para no permitir en la medida que se les deja que quien actualmente lidera la RFEV no siga tomando decisiones unilaterales que rompan el trabajo en equipo y la estabilidad de la RFEV.

¿Qué va a hacer a partir de ahora?

La vela es mi pasión y mi fuente de ingresos con mi empresa de turismo activo que tengo en Formentera. Esto me ha permitido poder decir sin censuras lo que he considerado oportuno y necesario tanto a directiva, staff y presidenta, siempre velando por el bien de la vela y los actores principales que son los deportistas. Por tanto, ahora mismo estoy digiriendo mi empresa, ya que durante estos dos años ha sido mi mujer la me ha sustituido en su dirección para que yo haya podido disfrutar de mi trabajo de director de preparación olímpica.

En la última entrevista que le hice hace un año le pregunté sobre si la RFEV tendría que reconectar con la prensa ¿se ha trabajado en ese sentido?

Como ya comenté en mi última entrevista creo que RFEV y prensa tienen que ir de la mano. Estamos todos en el mismo barco y tenemos que remar en la misma dirección por el bien de nuestro deporte. Le comenté a la presidenta que en mi humilde opinión nos deberíamos sentar con la prensa del sector consensuar una fórmula de trabajo conjunto para el bien de la vela. Tuve una negativa por respuesta, y me dijo que si los periodistas del sector querían algo de nosotros que nos lo soliciten. En mi opinión, esto no funciona así. Creo que somos nosotros desde la RFEV quienes tenemos la obligación de convocar a la prensa y solicitarles ayuda para difundir el mensaje de unión entre prensa del sector y RFEV, que tan evidentemente y necesario es. Me consta que nuestro jefe de prensa Luis Pomar, y uno de los Vicepresidentes están en contacto con ellos para poder apaciguar esa tensión y generar esas sinergias que tan bien le irían a nuestro deporte.