US OPEN

Nadal o Verdasco, a un paso de la final

Se enfrentan hoy en cuartos y el que gane jugará contra Youzhny o Wawrinka en semis

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El afluente español del cuadro del US Open sigue su discurrir camino de la final. El doble duelo fratricida de los octavos de final (Nadal-Feliciano y Verdasco-Ferrer) aseguraba la presencia de dos tenistas nacionales en los cuartos. Y, cosas del sorteo que se hizo antes del inicio del torneo, los ganadores de esos partidos estaban predestinados a jugar entre sí en un nuevo duelo de compatriotas.

Nadal y Verdasco fueron los afortunados, en detrimento de Feliciano López (6-3, 6-4 y 6-4) y David Ferrer (5-7, 6-7 (8), 6-3, 6-3 y 7-6 (4)). Pocas veces duele tanto, y a la vez tan poco, ver perder a dos españoles, porque el hecho de tener que eliminarse entre ellos ha hecho posible que esté garantizada la presencia de un español en semifinales. Sin embargo, cabe la duda de si, en caso de haber viajado por otros caminos, en vez de un solo español podrían haber sido más.

El caso es que hoy el público de la Arthur Ashe tendrá la oportunidad de asistir al duelo entre los dos tenistas españoles con mejor ranking ATP (Nadal es primero y Verdasco octavo), a la par que compañeros de fatigas en la Copa Davis, de la que todavía son vigentes campeones —el balear, al menos moralmente, a pesar de que no pudo estar el año pasado en la final disputada en Mar del Plata ante Argentina—. Rafa le tiene tomada la medida al madrileño, pues le ha ganado en sus diez enfrentamientos. Este año sólo se han enfrentado en la final del Masters 1000 de Montecarlo, donde Nadal se llevó la victoria por 6-4 y 7-5. Un año antes, también se vieron las caras en la tierra batida de Madrid (6-4 y 7-5 en cuartos de final) y en la de Roma (6-3 y 6-3, también en cuartos).

Sin embargo, el enfrentamiento más sonado entre ellos fue el de las semifinales del Open de Australia de 2009, un torneo que Nadal acabaría ganando, meses antes de la crisis de resultados a la que le llevaron sus maltrechas rodillas. Aquel kilométrico partido se alargó hasta las cinco horas y diez minutos, para cerrarse con un espectacular marcador de 6-7 (4), 6-4, 7-6 (2), 6-7 (1) y 6-4. A la postre, al balear le sirvió para imponerse a Roger Federer en la final y sumar su tercer «Grand Slam». Ahora, año y medio después, Nadal espera ganar el único que le falta, el US Open, para ser el tenista más joven de la historia en cerrar el póker tenístico que conforman la pista rápida de Melbourne, la tierra batida de París, la hierba de Londres y el cemento de Nueva York.

El número uno, a más

Rafa Nadal llega al que espera sea su antepenúltimo partido de la semana en un estado de forma excelente. No ha perdido ni un set en todo el torneo ni tampoco el servicio, con el que ha ganado en confianza —le hizo nueve saques directos a Feliciano—.

Verdasco también llega cargado de confianza, pero más cansado, pues su partido ante Ferrer se fue hasta las cuatro horas y veintitrés minutos. Además, tuvo que remontar dos sets en contra y un 4-1 en el último «tie break».

Pase lo que pase, Nueva York seguirá teniendo un aspirante español, que, en semifinales, se las verá con el ganador del partido entre el suizo Wawrinka y el ruso Youzhny, verdugo de Tommy Robredo en octavos.