Nueva York es una trituradora
Marcel Granollers - AP
US OPEN

Nueva York es una trituradora

Siguen cayendo tenistas y ya van 16 abandonos. Granollers se retiró ante Ferrero

E. YUNTA
Actualizado:

El cemento neoyorquino acumula víctimas de forma alarmante, cada día más larga la lista de bajas después de una semana de tenis condicionado en su arranque por los vientos de Irene y las piernas cargadas. Se consumen las primeras rondas, siempre peligrosas y agitadas a estas alturas de una asfixiante temporada que no perdona, y ya se han registrado 16 abandonos, cifra preocupante que inquieta al personal. Marcel Granollers, que perdía ayer 6-1 y 4-3 ante Juan Carlos Ferrero en tercera ronda, fue el último damnificado del US Open. Nueva York es una trituradora de tenistas.

Le castigó la espalda desde el principio del pulso, incapaz de controlar los dolores en la zona lumbar y poco resolutivas las atenciones médicas en pleno partido cuando el marcador también iba en su contra. Hasta que dijo basta, Ferrero le dominó como quiso, pletórico el valenciano en este despertar que le traslada a los tiempos felices de la raqueta, orgulloso número uno que ahora está en las antípodas de la élite por culpa de las lesiones. Era su cuerpo el que preocupaba después de la paliza de casi cinco horas que se pegó con Monfils y fue Granollers quien sacó bandera blanca.

Ferrero, que desde 2009 no alcanzaba los octavos de final de un grande —entonces alcanzó los cuartos—, se mide ahora al serbio Tipsarevic, beneficiado también del abandono de Tomas Berdych. El checo perdía 6-4 y 5-0 cuando el dolor de su hombro, el mismo que le atormentó en el Masters 1000 de Cincinnati, resultó insoportable y tiró la toalla. Berdych y Granollers se suman a Conor Niland, Kei Nishikori, Frank Dancevic, Louk Sorensen, Karol Beck, Marinco Matosevic, Radek Stepanek y Nicolas Mahut. En el circuito femenino, Jamie Hampton, Misaki Doi, Ayumi Morita, Petra Cetkovska, Yanina Wickmayer y Venus Williams también tuvieron que retirarse. Mucha tralla.

Pero, entre víctima y víctima, también hay lugar para la épica. En la pista 17, Carla Suárez puede con todo, capaz de sobreponerse a una mañana de vómitos y malestar a base de amor propio y coraje. Donde no llega su físico, castigado después de numerosas lesiones y dos operaciones, asoman sus golpes convincentes ante Silvia Soler Espinosa (6-0 y 6-4), superada y sorprendida por el renacer de la canaria. Se escribió mucho de ella en sus inicios —llegó a cuartos en Roland Garros y en Australia— y ahora vuelve a ilusionar a la tropa española, que desde el 2000 no veía a una chica en los octavos de final del torneo americano (Magüi Serna y Arantxa Sánchez Vicario). Suárez, con un revés de manual, lleva dos años de tormenta y quirófanos, lejos de las mejores en la lista. Luchará contra la alemana Andrea Petkovic.

Hoy, turno para Rafa Nadal, que mide su mejoría ante el argentino David Nalbandián. David Ferrer se enfrenta a Florian Mayer y Feliciano López vuelve a cruzarse en un grande con Andy Murray.