Wimbledon, sin su campeón y con Federer en busca del reino perdido

JOSÉ MANUEL CUÉLLAR | MADRID
Actualizado:

Estamos en manos de los galácticos, así, como suena. Sin Nadal, la Armada española en Wimbledon tiene sus mejores braceros en Verdasco (que llega al torneo como el mejor español, según el ranking) y Feliciano López, que en este torneo siempre da lo mejor de sí mismo y alcanza cotas muy altas.

Pero, por encima de los españoles, el torneo va a dilucidar el nuevo número uno del mundo, que estará como siempre entre Federer y Nadal. El suizo ha llegado en los últimos años a la final del torneo y lo ha ganado siempre, excepto el año pasado. Si vuelve a vencer será número uno del mundo. Si no, Rafa seguirá ostentando el cetro mundial. Federer llega en forma: ha recuperado las buenas sensaciones y está sacando bien, algo fundamental en este torneo. Sin Rafa, y probablemente también con él, es el gran favorito para llevarse un evento que ya ha ganado cinco veces.

Junto a él, la gran sensación en Londres va a ser Andy Murray, que viene de vencer en Queen´s, un torneo que hace 71 años que no ganaba un británico. Eso ha disparado las expectativas inglesas, que están como locos con el escocés. Además, Murray juega bien en hierba, no tanto como en dura, pero mucho mejor que en arcilla, por lo que tiene sus posibilidades. El problema que va a tener será que la presión ejercida sobre él pueda ser excesiva, y ese es una de las mayores preocupaciones que puede tener un tenista en un Grand Slam.

Lógicamente, no se puede olvidar a Djokovic, capaz de lo mejor y lo peor, y tampoco a Del Potro, un jugador sobre el que ha llamado la atención el propio Federer al decir que «no tiene nada que ver con el jugador de hace uno o dos años. Ha mejorado mucho su saque y eso es fundamental en hierba».

Verdasco, capitán general

Volviendo a los españoles, nadie piensa que puedan ganar estando fuera Rafa, pero sí que pueden hacer un buen papel llegando incluso a semifinales. El que mejor lo tiene es Verdasco, no sólo por ranking, sino porque esta superficie se le puede dar bien, ya que tiene saque y golpes suficientemente planos para hacer mucho daño. El saque de Feliciano y su magnífica volea también le hacen digno de confianza. Del resto, sólo se espera un papel correcto.

Entre las chicas, poco que decir. Intentarán buscar el prestigio perdido, pero lo tienen complicado si continúan sin saber superar la presión de las últimas rondas. En una pista como esta, la número uno, Dinara Safina, tiene muchas posibilidades, pero también la renacida Maria Sharapova, que en esta superficie da mucho de sí gracias a su tenis directo y, sobre todo, las hermanas Williams. De las españolas poco esperamos a menos que hablemos del doble, donde Viví Ruano y Anabel Medina, campeonas de Roland Garros, aspiran a repetir título en Londres.