Toni y Rafa Nadal, en Roland Garros 2017
Toni y Rafa Nadal, en Roland Garros 2017 - AFP
Tenis

Toni Nadal: «Rafael no es un tenista, es una persona lesionada que juega al tenis»

El tío y exentrenador del campeón de 17 grandes apunta a que su sobrino podría jugar «dos o tres años más»

Actualizado:

Toni Nadal, siempre contundente en sus declaraciones, ha ofrecido una serie de reflexiones durante una charla en la Asociación Nacional de Empresas Náuticas, y que recoge Cinco Días, y ahí analiza la actualidad tenística y el estado de su sobrino, con quien tantos éxitos lograron. Dedicado ahora a la dirección de la academia que lleva el nombre de Rafa Nadal, el tío Toni ha dejado frases interesantes y alguna de ellas muy llamativa.

Cuando le preguntan por la relación de su sobrino con Carlos Moyá, Toni Nadal deja un titular rotundo. «Lo más importante es que se aprecian y respetan mutuamente, algo muy necesario. Y Rafael quiere seguir jugando, a pesar de sus problemas físicos. Hasta cuándo, quién sabe. Quizá dos o tres años más. Yo lo que digo es que Rafael no es un jugador de tenis, es una persona lesionada que juega al tenis, y eso es muy difícil».

Entre otras muchas cosas, Toni Nadal habla de su concepto del éxito, siempre exigente como norma. «El éxito no es ganar Roland Garros o el US Open, el éxito es mejorar. Ganar un Grand Slam no depende solo de mí, también de mis contrincantes. No sé si habrá uno o dos Federer en el torneo, o si habrá cinco Djokovic en la pista. El saque de Federer, la respuesta de Djokovic, no dependen de mí. Yo tengo que preocuparme de lo que depende de mí, de lo que puedo mejorar, y eso es el éxito. Por eso uno tendrá éxito siendo el mejor del mundo y otro lo tendrá siendo el número 100. Uno lo tendrá siendo dueño de Zara y otro regentando una tienda pequeña. El éxito es la tranquilidad de saber que has hecho las cosas que estaban a tu alcance».

También le cuestionaron a Toni Nadal sobre sus métodos de entrenamiento. «Yo podía mentirle, engañarle, suavizar una situación complicada, pero en la pista se iba a encontrar con la realidad. Yo podía decirle que Federer tenía peor saque que él. Pero Federer seguro que no le iba a mentir. Me esmeré más en educar el carácter de Rafael que sus habilidades. Los buenos golpes te hacen ganar puntos, pero es el carácter el que te hace ganar partidos y torneos».

Y ofreció su visión sobre los tenistas jóvenes que están llegando. «Los jóvenes del tenis son buenos, pero en general tienen menos compromiso. Yo he visto jugar a varios jóvenes y luchar poco, y he visto perder a Rafael, a Djokovic, a Federer, pero nunca sin dar lo máximo. Por eso, cuando nosotros llegamos al circuito los mejores tenían entre 21 y 23 años. Ahora los mejores tienen 29, 30, 32 o 37 años».