Nadal y Federer durante la Laver Cup en 2017
Nadal y Federer durante la Laver Cup en 2017 - Efe
Tenis

Los supervivientes a la tiranía de Nadal-Federer-Djokovic

En los últimos diez años solo otros cuatro tenistas han podido arrebatarle algún Grand Slam a este trío, que ha ganado 32 de los 40 disputados

MadridActualizado:

El reinado entre Nadal, Federer y Djokovic el mundo del tenis continúa incesante, sin que nadie pueda detenerlo. De la misma forma en que una rueda avanza sin control, el poder va alternándose entre ellos a medida que esta gira. Una especie de bucle que ha arrojado solo cuatro supervivientes, y que dura ya diez años.

El inicio de esta nueva era de oscuridad para el resto de tenistas del ránking ATP comenzó cuando Novak Djókovic alzó triunfante su primer Grand Slam, en 2008. Australia fue testigo del nacimiento de un «Triunvirato» en el que el serbio se sumaría a Federer y Nadal por el dominio del circuito.

Desde entonces se han disputado 40 Grand Slams, cuyos triunfos se han repartido de forma casi proporcional español, suizo y serbio. Sin embargo, algunos héroes han sido capaces de hacer frente a estos tiranos, arrebatándoles un total de 8 trofeos.

Hazañas históricas

Pequeños atisbos de luz a base de grandes conquistas, que quedarán reflejadas en la historia del tenis. El primero fue Juan Martín Del Potro. El argentino logró derrocar a Federer en el US Open de 2009, tras una racha en la que el suizo se había apoderado del título en las cinco ediciones anteriores (2004-2008). Después de aquello, ninguno de los dos volvió a ganar este torneo.

Tras esta hazaña vinieron otras similares, pero con otros protagonistas. Como en la guerra entre titanes y dioses, Murray, Wawrinka y Cilic se rebelaron contra la supremacía de los que estaban arriba.

Los casos de los dos primeros fueron más propios de un matagigantes. En lo que respecta al británico, Andy Murray, se apoderó de Wimbledon en 2013 y 2016, venciendo la primera vez a Djokovic (la segunda a Raonic). Además también le ganó al serbio el US Open en 2012.

En lo que respecta a Wawrinka, se hizo con tres Grand Slams, derrotando en todos ellos a uno de estos emperadores de este «Triunvirato». A Nadal en la final del Open de Australia en 2014 y a Djokovic en el Roland Garros de 2015 y en el US Open de 2016.

También tuvo su momento en 2014 Cilic. Un año para las sorpresas en el que el el croata se hizo de forma inesperada con el trono del Abierto de Estados Unidos de 2014, ante Nishikori.

Talón de Aquiles

Puntos fuertes y débiles. A pesar de una trayectoria en la que Nadal, Federer y Djokovic se han mostrado prácticamente invencibles, el tiempo ha permitido mostrar el pequeño talón de aquiles con el que cuenta cada uno.

Para Nadal (32 años) este es sin duda Australia. El español solo ha podido saborear la gloria de triunfar en el Grand Slam de este país en una ocasión, la primera final que alcanzó en dicho torneo en 2009 ante Federer. Tras ella llegaron otras tres, que se tradujeron en pleno de derrotas. El español nunca ha vuelto a vencer en las pistas oceánicas. De sus 17 títulos absolutos solo uno pertenece a dicho territorio.

La historia de Federer (37 años) es distinta. Veinte Grand Slams de los que tan solo uno es un Roland Garros. La arena roja de París ha sido tierra maldita para el suizo, donde ha perdido cuatro finales, todas ellas contra Nadal. Antes de su triunfo en 2009 había perdido tres seguidas contra el español, de modo que llegó a contratar un entrenador personal para ganar en estas canchas. Lo logró ante Söderling, verdugo de Rafa en aquella edición.

De la misma forma, el certamen francés también se ha vuelto la cruz de Djokovic (31 años). Lo consiguió en 2016, tras una dura lucha personal después de tres finales perdidas en París. El título en forma de venganza ante Wawrinka, el mismo que lo eliminó en la final de 2015.

Con el reciente US Open conseguido, Djokovic ya suma 14 Grand Slam en su palmarés. Se abre la cuestión de saber quién es el mejor de estos tres tenistas, o el más completo. Sin duda, el auge de Nadal en Roland Garros es insuperable, con once campeonatos. Federer es el dueño de Wimbledon con 8 finales ganadas.

Por otro lado, aunque el serbio no ha podido destacar de semajante manera en ninguna de las coronas del tenis, se mantiene en la lucha con los otros dos. Por ahora manda el suizo, pero en cualquier caso en la próxima temporada los tres emperadores pelearán por hacerse con el dominio absoluto del circuito, en el que ninguno ha ganado los cuatro títulos en un solo año.