Wimbledon

Serena Williams-Halep, final de quilates en Wimbledon

La estadounidense tiene ganas de lograr su Grand Slam número 24, y el octavo en la hierba, y la rumana, consolidarse con su segundo grande

Actualizado:

Wimbledon ya celebra su gran final femenina, encantado el público porque hay dos tenistas de altura y con varios Grand Slams en sus mochilas. Simona Halep, con el título de Roland Garros 2018, desafía a la reina de la hierba, una Serena Williams que ha vuelto a ponerse su capa de superheroína y resbala de maravilla sobre el verde.

La rumana, que apenas tuvo oposición contra Elina Svitolina (6-1 y 6-3), pretende regresar a esa cima del mundo en la que estuvo instalada a finales de 2017 y hasta bien entrado 2018, conquistado su primer y por el momento único Grand Slam, en Roland Garros. Ahora, en la posición 7 del ranking ha tenido que afanarse de lo lindo para sortear un cuadro complicado y lleno de sorpresas. Al final, ha impuesto su mayor nivel, y vuelve a mostrar esa capacidad de trabajo y firmeza en la hierba con las que ya llegó a semifinales en 2014.

Se cita con el mayor de los retos del circuito femenino, y más en hierba: Serena Williams, campeona de ocho títulos en Londres y con ganas, hambre y tenis para sumar por fin su Grand Slam número 24. Aplastó a Barbora Strycova (6-1 y 6-2) en 59 minutos.

La estadounidense, que se ha vuelto a poner la capa de imbatibilidad en estas dos semanas, lleva demasiado tiempo sin probar bocado en los grandes torneos. Desde Australia 2017, y una vez superados los problemas del embarazo, Williams llegó a la final del US Open en 2018, pero Naomi Osaka se llevó la portada. Y también llegó al último día en Wimbledon, pero Angelique Kerber la dejó sin premio. Quiere sumar ese 24 por fin, e igualar así a Margaret Court en lo más alto de la clasificación de Grand Slams. Quiere, además, sumar un octavo entorchado en Wimbledon para igualar a Roger Federer y deshacer su empate particular con los títulos que tiene de Australia. Una barbaridad tras otra.

Es la menor de las Williams quien lidera el cara a cara con Halep, por 9-1. Dos de ellas en finales, ambas para Williams, y una en hierba, en 2011, también para la estadounidense en tres sets: 3-6, 6-2 y 6-1. Pero ya no son las de aquella época y la rumana ha ganado carácter y experiencia en grandes escenarios. Aunque enfrente tiene a una Serena Williams que se parece más que nunca a la que dirigió el circuito femenino con mano de hierro. Una final de altura para un Wimbledon de quilates.