Nadal y Verdasco, en un encuentro de Copa Davis
Nadal y Verdasco, en un encuentro de Copa Davis - REUTERS
Tenis

La peor cosecha en doce años

El tenis masculino español no sumaba tan pocos títulos a estas alturas de temporada desde el año 2004

Actualizado:

El de 2004 fue un año de transición para el tenis masculino español. Entre los dos títulos consecutivos de Albert Costa y Juan Carlos Ferrero en Roland Garros y el comienzo del reinado de Rafa Nadal en París y, un tiempo después, en la ATP, aquella temporada no comenzó de la misma manera que sus inmediatas predecesoras ni que las posteriores. «Solo» un Masters 1.000 -entonces llamados Masters Series-, el conseguido por Carlos Moyá en Roma, dos ATP 500 -International Series Gold- y tres ATP 250 -International Series- fueron el balance en los siete primeros meses del curso.

Desde aquel 2004 no se habían vuelto a ver tan pocos títulos en manos de españoles tras la disputa de Wimbledon. Lejos quedan ya los guarismos alcanzados entre 2008 y 2013, en los que nunca se bajó de la decena de torneos ganados al finalizar el mes de junio. La tierra batida, otrora coto privado del tenis nacional, no ha dado los beneficios habituales en los dos últimos años y el número de triunfos se ha visto resentido.

Aquellos maravillosos años

Nadal cargó con buena parte de la responsabilidad de aquellas magníficas temporadas. Con 37 títulos en ese período de tiempo, incluidos diez Grand Slams y 17 Masters 1.000. Ayudado por la contribución de tenistas como David Ferrer o Fernando Verdasco que, aunque menor cuantitativamente, no puede dejarse de lado, se consiguió lo que parecía impensable: que España ocupara, año tras año, lo más alto de la clasificación en el número de victorias por países en torneos ATP.

Pero ya son muchos partidos en la élite para ellos y su palmarés no engorda a la misma velocidad que en esa época. Por citar a dos de los ejemplos: Ferrer no ha ganado ningún título en lo que va de año y Nadal apenas dos (el Masters 1.000 de Montecarlo y el Conde de Godó, de categoría ATP 500), lejos de los tiempos en los que llegó a anotarse hasta diez trofeos en una misma temporada. Y, hasta ahora, solo Roberto Bautista, entre los menores de 30 años, ha estrenado su casillero de victorias con los ATP 250 de Auckland y Sofía.

Además de ellos, Fernando Verdasco y Nicolás Almagro consiguieron imponerse en Bucarest y Estoril, respectivamente. Dos torneos de idéntica categoría que los obtenidos por Bautista y que igualan a aquel 2004 con seis títulos.

Cuesta abajo

Desde 2013, año en el que se alcanzó el tope con doce victorias en el circuito ATP durante los primeros siete meses, el tenis masculino español ha iniciado una pequeña cuesta abajo que, de momento, no tiene freno. Desciende el número de trofeos y también lo va haciendo la calidad de los mismos.

De hecho, el año pasado no se consiguió ningún Grand Slam o Masters 1.000 por primera vez en lo que llevamos de siglo. Y, como añadidura, España se encuentra en la segunda división de la Copa Davis, aunque tiene la oportunidad de volver al Grupo Mundialsi vence a Rumanía este fin de semana y supera el posterior playoff por el ascenso.