Rafael Nadal durante el encuentro - AFP / Vídeo: Nadal hace de Nueva York su casa

US OpenNadal derriba a Cilic y se cita con Schwartzman en cuartos

El español pasa a la siguiente ronda tras vencer al jugador croata

El punto de Rafa Nadal que hizo enloquecer a Tiger Woods

US Open: así está el cuadro masculino

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Transitaba el tercer set del partido de octavos del Abierto de EE.UU. para Rafael Nadal con la languidez en la que había movido hasta el momento su participación en el último ‘grand slam’ del año. Tenía enfrente al rival más duro hasta el momento en Nueva York, Marin Cilic, un grandullón que sabe lo que es ganar en esta pista, fue campeón en 2014. Ninguno de los dos se imponía con claridad en un partido soso, lento, basado en el saque -Cilic es un especialista y Nadal está muy fino en este capítulo- y que se desniveló con apenas cuatro puntos de ruptura de saque, todos aprovechados. Así se llevaron Nadal el primer set y Cilic el segundo. No le interesaba a Nadal esa dinámica, contaminada del inicio sosegado del torneo, donde se saltó el compromiso de segunda ronda por retirada de Thanis Kokkinakis y con otros dos rivales -John Millman y Chung Hyeon - a los que despachó con un par de zarpazos.

Nadal había advertido antes del partido que tenía que ser agresivo para imponerse a Cilic: no lo estaba logrando y empataba a sets con casi dos horas sobre la pista. Decidió dar un paso adelante. Lo hizo de forma literal, adelantándose en el resto para meter presión en el segundo saque de Cilic. Pero también en la cabeza, su gran fuerte, la roca en la que se sostiene su juego.

«¡Vamos!», se escuchó retumbar su voz en la Arthur Ash tras una derecha ganadora. Era solo el punto con el que ganaba su saque en los primeros compases del tercer set, pero también una manera de encontrar la tensión en la que da lo mejor de sí. En el siguiente juego, fue la locura. Cerró un punto excelente con un ‘smash’ imposible, de revés y escorzo, a la media vuelta. El público lo celebró en pie, con una ovación. Él, con su característico salto con el puño cerrado. Dos puntos después, otra maravilla: respondió un ataque de Cilic con un globo que se quedó corto, fue capaz de devolver el dos ‘smash’ seguidos de su rival, el segundo con un golpe ganador de revés cruzado. Nadal electrificó al público y electrocutó a Ciric. El croata perdió aquel servicio con una doble falta. Después, el español le endosó nueve juegos seguidos, hasta el 4-0 del último set, en el que certificó la victoria (3-6, 6-3, 1-6, 2-6).

Su paso por Nueva York necesitaba este tipo de momentos, la tensión que muchas veces es su gasolina. Pero todavía no había llegado lo mejor. En el último juego, firmó el que quizá es el mejor punto en lo que va de torneo: una volea de Cilic se marchaba con un ángulo imposible al graderío, pero Nadal la cazó y la devolvió por el lateral de la red, casi plana. Aterrizó dentro, para el éxtasis de un público al que, solo por eso, le salió barata la entrada. Era el penúltimo punto del partido, que cerró con una derecha ganadora. «Es fácil describirlo y difícil de hacerlo», dijo el número dos del mundo nada más acabar el partido sobre ese momento. «Era la única manera de hacer el punto. Pero es verdad que necesitas un poco de suerte».

Va a necesitar esa agresividad y genio este miércoles en su próximo partido, con el argentino Diego Schwartzman, para buscar entrar en semifinales. El «Peque» es correoso y una pared en el juego de fondo de pista y tendrá detrás a la ruidosa hinchada argentina, que siempre se nota en la pista central de Nueva York

Cae Andújar

La cara negativa fue la derrota de Pablo Andújar, que jugó su partido de octavos ante Gael Monfils justo antes que Nadal. El conquense, en su primera aparición en esta ronda en un ‘grande’, no tuvo opción ante Monfils, que le pasaportó en tres sets (6-1, 6-2, 6-2).

Andújar, sin embargo, se fue muy satisfecho de Nueva York. Tras un infierno de lesiones, con cinco operaciones de codo desde 2016, ha conseguido en este grande ser competitivo y disfrutar. «Para mí esto ya es un título», dijo antes del partido sobre su debut en octavos.

Si Nadal consigue superar a Schwartzman en la próxima ronda, se verá con él o con su rival en cuartos, Matteo Berrettini, una de las sorpresas del torneo.