Roger Federer
Roger Federer - Belén Díaz

Mutua Madrid OpenFederer elige las tres mejores victorias de sus 1.200

El suizo analiza su partido ante Monfils y elige los triunfos que más marcaron su carrera

Actualizado:

Para Roger Federer, capaz de hablar francés, inglés y alemán con la misma soltura con la que hace un ace o un passing de revés, es solo rutina: un partido y una victoria. También ha perdido, por supuesto, y muchas veces, pero ante Gael Monfils firmó su triunfo número 1.200.

«No lo sabía antes de entrar en la pista. Lo he escuchado enl a megafonía. Si me tengo que quedar con tres... quizá ganar a Juan Carlos Ferrero en Australia, para ser número 1 por primera vez; cuando gané a Marat Safin en Hamburgo en 2002 para entrar en el top ten, entré el 8 del mundo; y Wimbledon 2003, definitivamente».

También recordará durante un tiempo esta victoria ante Monfils que a punto estuvo de escapársele después de ganar el primer set por 6-0. «Bueno, puedes soñar con un 6-0 y 6-0 pero no pasa nunca. Él empezó a jugar mejor y más a partir del break. Después tuve una oportunidad de romper con un segundo servicio, pero no lo conseguí. Fue una mezcla de que Monfils fue mejorando en el fondo y fue difícil lograr golpes ganadores con el viento que había. Y si además no sacas bien todavía es más difícil. Después tuve un poco de suerte y estuve más inspirado», analizó. Y todavía apuntó por qué recurrió al juego de saque y volea, un recurso más propio de otros escenarios: «A veces en tierra tiene más recompensa que en hierba. Es más difícil presionar especialmente en Madrid. No tenía confianza en jugar desde el fondo y el modo pánico me hizo hacer eso. Ir a la red lo antes posible y cortar el punto. La victoria me hace sentir aliviado, quizá con un poco más de confianza».

Expuso que él, con 37 años, está preparado para ganar un Grand Slam, pero también los menores de veinte. «Claro que se puede ganar con esa edad. Sí, ¿por qué no? Es difícil, pero claro que puede ser. El cuerpo está preparado y no es cuestión de edad».