Tsitsipas en Basilea
Tsitsipas en Basilea - EFE
Basilea

El griego Tsitsipas se disculpa por su feo gesto con una recogepelotas

El joven tenista se ganó duras críticas en las redes por su forma de despreciar a una niña que trataba de ayudarle

Actualizado:

El griego Stefanos Tsitsipas se ha disculpado a través de las redes sociales después de que su feo gesto con una recogepelotas del torneo de Basilea se hiciese viral y le lloviesen las críticas. El prometedor tenista, que no atravesaba un buen momento en su partido contra Daniil Medvedev, pagó con la chica su frustración con un feo tirón. cuando ella trataba de ayudarle a sacar una nueva raqueta de su plástico.

Inmediatamente los aficionados le afearon su actitud con la recogepelotas, llenando las redes de críticas y comentarios muy negativos contra su acción.

Por eso Tsitsipas tomó la palabra horas después para asegurar que estaba «totalmente de acuerdo» con que lo que había hecho era «inaceptable». «Yo solo quería que mi raqueta estuviera lista para jugar. Nada más. Pido disculpas por mis acciones», agregó.

También quiso dejar claro que valora muy positivamente la labor de los recogepelotas en los partidos de tenis. «Yo fui recogepelotas una vez y créanme que la labor que tienen de poner todas las cosas en orden es dos veces la nuestra, los jugadores en la pista. Valoro todo lo que hacen para que nos sintamos satisfechos y cómodos cuando hacemos nuestro trabajo. ¡Son una gran ayuda!», argumentó.

La labor de los recogepelotas en los partidos de tenis, pese a que algunos pesos pesados del circuito como Roger Federer hayan salido en su defensa, sigue siendo arriesgada. No por el peligro de llevarse un pelotazo accidental, que también, sino más bien por ser en muchas ocasiones el primer dique de los nervios y las iras de los tenistas en sus momentos de mayor tensión.

La acción de Tsitsipas es solo una más, que llega por ejemplo después del revuelo que causó el trato a otro recogepelotas de Fernando Verdasco, que afeó con muy malas formas su lentitud a la hora de acercarle una toalla, en un gesto que fue también muy rechazado por los aficionados a través de las redes sociales.