El Ágora se rinde a Granollers
Marcel Granollers vence en la final de Valencia a Juan Mónaco - AP
M. Granollers736
123
J. Mónaco664
VALENCIA OPEN 500

El Ágora se rinde a Granollers

El español conquista su primer torneo ATP 500, primero también sobre pista rápida, ante Mónaco por 6-2, 4-6 y 7-6 (3)

ABC
Actualizado:

Portentoso en este torneo de Valencia el barcelonés. Mientras los focos se los llevaban David Ferrer y Juan Carlos Ferrero, Marcel Granollers iba pasito a pasito logrando confianza y victorias. Y en un cuadro nada fácil que le emparejó con Dolgopolov, Cilic, Monfils (7-6, 3-6, 6-4) y Del Potro (6-4, 7-6) antes de llegar al domingo final.

Y comenzó arrollando en el primer set. Demostrando que tiene mucho que decir y que llama a las puertas de la final de la Copa Davis. Su arma invencible: la red. Como un gato, atacando siempre y con la moral por las nubes el español despachó a gusto la primera manga por un contundente e ilusionante 6-2.

El saque y volea de Granollers machacaron a Mónaco, que comenzó a resurgir en la segunda manga a la vez que el español bajaba la velocidad en su juego. Además, el argentino logró un altísimo porcentaje de primeros saques que desequilibraron la balanza a su favor. Siempre que la pelota se mantenía en juego durante más de tres intercambios el punto acababa siendo de Pico Mónaco.

Coraje y confianza

Y la remontada siguió en el set definitivo. Granollers regaló un primer break y el partido se puso realmente difícil. Atosigaba el argentino desde fondo de pista, con derechas muy bien dirigidas que no obtuvieron respuesta. Con 4-2 abajo, Granollers se sacudió el miedo y volvió a su mente la final perdida ante David Ferrer (7-5 y 6-3) en este mismo escenario el año pasado. Y la grada hizo el resto. Recuperó su break, subió continuadamente a la red y le dio muy buenos resultados. Llegó a tener una bola de partido, pero la final y el público querían más tenis.

En un tie break estupendo, Granollers dejó constancia de su poderío en la red y se deshizo en lágrimas sobre la moqueta al descubrir que había ganado su tercer título y su primer ATP 500. Grande Granollers.