Tenis

Las confesiones de un Nadal de 16 años: «Prefiero ganar Wimbledon»

El rey absoluto de Roland Garros, con doce títulos en su haber, se decantaba por el torneo británico en los inicios de su carrera

Actualizado:

No es fácil imaginar los comienzos de una carrera tan exitosa como la de Rafa Nadal. El domingo, el tenista español conquistó su duodécimo Roland Garros, su décimo octavo Grand Slam. A sus 33 años, Nadal sigue demostrando que le queda tenis para rato, pese a que lleva toda una vida dedicada a la raqueta. Lejos quedan ya aquellos Challenger a principios de siglo con los que sumó sus primeros puntos para el ranking ATP, ese que ha llegado a liderar durante 196 semanas y cuya cúspide pelea por reconquistar.

Uno de los torneos que disputó en plena adolescencia fue el Future de Vigo, en agosto de 2002, el segundo que ganó. De aquella cita se conservan unas imágenes de la que fue una de las primeras entrevistas de Nadal. Entonces, el tenista español tenía 16 años y soñaba con ganar un Grand Slam algún día.

Tal y como confesaba entonces, Nadal se decantaba por la pista cubierta o la hierba, «aunque la tierra también me gusta». Hoy, Nadal es el rey indiscutible de la tierra, habiendo convertido su participación en el Grand Slam de París en una tiranía desde que lo ganó por primera vez en 2005.

Pero su aspiración, según contaba al periodista, era ganar Wimbledon. «Está muy difícil y hay que trabajar mucho», decía Nadal. Años más tarde, ganaría el torneo hasta en dos ocasiones, en 2008 y 2010. Es el siguiente Gran Slam de la temporada y Nadal ya ha asegurado que se prepara para volver a hacerse con él.

En esta entrevista, Nadal también confiesa su pasión por el fútbol -«del Mallorca porque está mi tío y luego del Madrid»-, y cómo su éxito con la raqueta le llevó a decantarse por el tenis. «Yo jugaba al fútbol hasta los doce años. Empecé a jugar al tenis desde los tres porque mi tío, el hermano del futbolista, es entrenador. Empecé a ir por ahí a los tres años y a los diez, siendo alevín de primero, quedé campeón de España. Me fue yendo bien y me decidí por el tenis».

En 2002, uno de los tenistas que mejor papel estaba haciendo a nivel profesional era Carlos Moyá. «Es un gran jugador y me gustaría ser como él». El ahora entrenador de Nadal era entonces, tal y como cuenta, su ídolo. Hoy forma parte de su círculo de confianza y es una pieza clave en todos los éxitos del tenista español.