Moyá, entrenándose en el Club de Tenis Chamartín de Madrid / Jaime García
Moyá, entrenándose en el Club de Tenis Chamartín de Madrid / Jaime García

Carlos Moyá: «Vi que Nadal sería bueno, pero no tanto»

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
Actualizado:

Ganador de Roland Garros en 1998, Moyá regresa al tenis tras un calvario de lesiones. Madrid le aclamará. -¿Qué significa este Masters?

-Es el torneo más importante de España. Llevo mes y medio lesionado, por una fractura de estrés en el hueso os peroneo y aumenté el ritmo de entrenamientos para reaparecer en la Caja Mágica. Ha sido una contrarreloj para mí.

-¿Es un quinto Grand Slam?

-Eso es cuestión de dinero y tradición. No existe el quinto Grand Slam, pero Madrid se quiere convertir en ello. Razón no le falta. Es especial.

-Usted era el ídolo de Nadal. Cuéntenos esa bonita historia.

-Tampoco es que fuera su ídolo. El vivía en el mismo sitio que yo, Mallorca. No le quedó otra que fijarse en mí, ja, ja, ja. Entrenamos muchas veces juntos cuando él tenía catorce o quince años.

-Eso ayudó mucho a Rafa.

-Ayuda entrenarte con alguien que está consiguiendo lo que tú quieres. Luego lo ha superado con creces, ja, ja.

-¿Vio que sería el mejor?

-Él ya era uno de los mejores del mundo a su edad. Tenía algo especial: la competitividad. Rafa puede competir a cualquier nivel, en cualquier pista, contra cualquier jugador y siempre encuentra la solución. Vi que sería bueno, importante, pero no tanto.

-Y con 17 comenzó a mandar.

-Primero superó a Costa en Montecarlo. Luego me ganó a mí en Hamburgo.

-¿Qué se siente cuando un chaval que has «criado» triunfa?

-Lo ves normal. A los dos años era el número dos del mundo, ganando Roland Garros. Lo aceptas. Y yo estaba entre los diez mejores.

-Federer se viene abajo con la paternidad. Usted será padre en septiembre (su pareja es Carolina Cerezuela). ¿Le copiará?

-Ja, ja, ja. A mí ya me pasó en la prepaternidad. Peor no he podido ir, por las lesiones. A mi edad -33- sabes que el final está cerca. Pero quiero terminar jugando bien antes de decidir cuándo lo dejo.

-Usted fue el segundo «sex symbol» del tenis tras Safin

-¿El segundo?, pero si Marat ya está retirado, ja, ja.

-Marcó tendencia: su pelo, su cinta, no llevar mangas.

-Era mi «look» desde los doce años. Nunca pensé que los chicos se fijarían en mí.

-Volvamos a la cancha. ¿Quién es el favorito en este Masters?

-Los españoles y Federer. A Roger le va bien la altura.

-El suizo se centrará en los Slam. ¿Nadal debe imitarle?

-Federer tiene altibajos. Jugó mal en Roma. Comienzan a verse signos de decaimiento y su prioridad será los Grand Slam. Rafa pasará por eso también. No jugó en Barcelona. Hay un cambio en su forma de pensar. Cuando tenga 27 años deberá plantearse rechazar algún Masters Mil.

-¿Rafa, por su desgaste físico, tiene una carrera más limitada?

-Si a Rafa puede limitarle la edad es porque a los 16 años era el 19 del mundo mientras Federer, a los 16, estaba en cadetes. Roger entró en el «top ten» con 20 y Rafa con 16. Nadal lleva cuatro años más de tenis. El suizo, es cierto, se dosifica. Ni suda. Eso es incomparable. Es el mejor de la historia junto a Rod Laver, que estuvo siete años retirado, reapareció y volvió a triunfar.