Copa DavisBautista: «Sin Nadal, también hay nivel en España»

El castellonense asume con energía su presencia en el equipo español, en semifinales contra Francia

Actualizado:

Siempre está. Roberto Bautista (Castellón de la Plana, 1988) acude puntual a su cita con la Copa Davis, donde se ha convertido en uno de los pilares de los últimos años. Debutó en 2014, líder ante Rumanía en 2016 y ante Croacia en 2017. En Lille engalana la bandera española con tenis y fe, elegido para los encuentros individuales, después de la baja de Rafa Nadal. Afecta dentro y fuera de la pista, pero no frena ni la ilusión ni las ganas por volver a llevar a España a una final de la competición por equipos. Fueron años mágicos, de 2001 hasta 2011, con cinco Ensaladeras, pero desde la final de 2012, el equipo español entró en barrena, con descensos de categoría y agónicos triunfos para subir, con Bautista siempre en liza. En este 2018 quiere saborear por fin una final. La última de este modo de entender la Copa Davis. Ser parte principal en la reconquista de la gloria.

-¿Cómo está?

-Bien, físicamente llego bien. Llevo varias semanas entrenándome duro y ha ido bien. Han sido cuatro o cinco días y ya estamos muy bien adaptados.

-Unas semifinales de Copa Davis para España, por fin, después de tanto tiempo. ¿Da más presión?

-No. Son ellos los que tienen toda la presión, por jugar en casa y por ser los actuales campeones. Se sienten favoritos y nosotros estamos preparados para afrontar todos los puntos.

-¿La baja de Rafa Nadal hace más igualada la eliminatoria?

-Los partidos están al cincuenta por ciento, y van a ser todos muy duros. Pero tenemos opciones en cada punto. La ausencia de Rafa es importante, es el líder y el número 1, y que no esté es trascendente para nosotros, Pero Pablo y yo, y el resto de jugadores que estamos aquí tenemos mucho nivel también y podemos hacerlo muy bien. Tenemos muchas posibilidades.

-¿Sienten que hacen de menos su trabajo cuando se dice que España baja de opciones sin Nadal?

-Bueno, creo que es normal que se diga que hay menos opciones porque es el pilar de nuestro equipo, pero también es verdad, y hay que decirlo, que tenemos jugadores de buen nivel. El que está aquí es un equipo perfectamente preparado para todo.

-Cada país elige superficie para aumentar sus posibilidades, ¿qué pista se han encontrado ustedes?

-La pista no es especialmente rápida ni lenta, pero la pelota no bota mucho y eso hace que sea una superficie en la que me siento a gusto. También Pablo [Carreño], con quien he estado entrenándome estos días, se siente cómodo. Jugaremos bien.

-¿Impone esta pista y este estadio Pierre-Mauroy desde abajo?

- Y mañana [por hoy] impondrá mucho más. El estadio es enorme, la pista es muy bonita, y creo que habrá un gran ambiente de Copa Davis. Son casi 27.000 personas... Esto hace también que la motivación venga sola. Cualquier jugador quiere disputar una eliminatoria de Copa Davis y más una semifinal como esta.

-Juega hoy el segundo punto contra Lucas Pouille, ¿hay más responsabilidad por saber ya un resultado?

-Por supuesto que cambia la situación de entrar con 1-0 a favor o 1-0 en contra. Pero creo que la presión es mayor para el que juega el primer punto. Es más complicado salir a la pista justo después del himno. Creo que produce más tensión el hecho de abrir la eliminatoria.

-¿Hay en el equipo más ilusión por saber que esta será la última oportunidad de ganar la Davis con el formato que se ha conocido hasta ahora?

-Hombre, estaría muy bien pasar de ronda y que tuviéramos la opción de jugar en España la final. Volver a vivir las sensaciones y las emociones que vivimos en Valencia [contra Alemania]. Es el último año, sí, es especial.

-¿Se habla mucho en el vestuario de esta última Davis?

-Bueno, entre nosotros hablamos ya más del cambio para el año que viene. Apoyo el formato porque creemos que es positivo y la situación para los jugadores está mucho mejor.

-Hay un grupo de aficionados españoles que los siguen a cada eliminatoria, ¿cree que puede perderse esa complicidad y ese contacto?

-No creo. El nuevo formato está diseñado también para que, sea donde sea, el aficionado pueda seguirnos y apoyarnos igual.

-¿Qué le da la Davis a usted?

-Es una competición muy especial. Totalmente diferente, es más emocional. Estás jugando en equipo. Pasas muchas horas con tus compañeros, juntos en el vestuario, durante todo el día, a todas horas. Estamos trabajando y cuidando por lo mismo. El resto del año luchas por tus cosas, pero aquí nos une a todos un sentimiento.

-¿Cómo es Bruguera en el banco?

-Hace un trabajo magnífico, es un capitán muy cercano a los jugadores, comprende muy bien todas las sensaciones que tenemos nosotros. Se pone muy bien en la piel de los jugadores. Nos quita mucha presión.