Albert Ramos
Albert Ramos - EFE
Copa Davis

Albert Ramos: «La Davis no se jugará más en tierra batida»

El jugador ganó a Gasquet y habló sobre el nuevo formato, del que, dice, le da pena que pierda el sentimiento de país

LilleActualizado:

Le tocó dar la cara, afrontar la última jornada de la Copa Davis cuando ya estaba terminada. Pero Albert Ramos no quiso entrar a la pista derrotado sino con hambre de un triunfo para levantar la moral después de una dolorosa derrota colectiva y una mala racha personal. A pesar de perder el primer set por 6-1, se levantó ante la grada rival y logró levantar cinco puntos de partido para que España sumara el primer punto de la eliminatoria (1-6, 6-4 y 14-12). Al menos, no terminar a cero.

Aunque ha jugado un partido sin trascendencia, Ramos admitió después de que le va a dar pena abandonar este formato de Copa Davis. «Hasta que no haya unas cuantas ediciones no podremos jugar si el cambio ha valido la pena. Hay cosas buenas y cosas malas. Lo bueno es que para los jugadores que juegan muchos torneos tendrán unas semanas de descanso. Lo malo, que para mí gana más a lo bueno, es que ya no podremos jugar una eliminatoria de este tipo, como ellos han vivido este fin de semana que creo que es muy especial. Yo quizá lo hubiera hecho de otra manera, pero hay que ver porque luego igual nos damos cuenta de que es una gran competición», comenzó el tenista.

Desarrolló la idea abundando en la diferencia entre la vertiente económica y la emocional, sobre todo para el aficionado. «El dinero que paga la ITF está muy desfasado con respecto a lo que se paga en otros torneos. No es normal, pero hay algunos jugadores que se puede entender que no se quieren desgastar por este dinero. La nueva competición tendrá mucho más dinero, pero yo habría buscado una fórmula de hacer, con el mismo patrocinador la misma Copa Davis cada dos años o dos eliminatorias al año. Liberamos dos semanas de cada año o en un año hacemos las cuatro y otro nada. Como un mundial de fútbol cada dos años». «Imagino que no debe ser posible porque ellos querrán ganar dinero del evento que monten y la actual Davis no se llevan el dinero porque se lo lleva el país que lo organiza».

A Ramos le pesa el factor humano, la afición que se mueve a todas las eliminatorias de Davis para seguir a su equipo: «Otra cosa es el sentimiento de la Davis y de lo que significa jugar con todo el público. Yo lo hice solo en una eliminatoria y reconozco que me gustó mucho. Si se hubiera buscado una fórmula cada dos años o algo así seguiría siendo como lo que es porque estoy escuchando a la grada y es el quinto partido y la gente está disfrutando. Seguramente, en la nueva disfrutará mucha gente, pero no será todo el país con su equipo. No sé si sería posible porque no soy empresario, pero perder esto sabe un poco mal».

Señaló además que para España en general, y sus tenistas en particular, hay un factor negativo: «Creo que nunca más se va a jugar en tierra batida y esto no nos beneficia mucho de cara a que España pueda ganar la Copa Davis. No sé si será más complicado por mucho que se juegue en Madrid, en pista rápida en indoor y en altura no creo que sea lo mejor para nuestro estilo de juego».