afp
ATp 500 Hamburgo

Nadal se va gustando más

El balear encuentra más mordiente y agresividad en su tenis y supera a Cuevas para alcanzar la semifinal (6-3 y 6-2)

Actualizado:

No hubo esta vez tantas alegrías impostadas para llamar a la confianza. Había buenos puntos, grandes derechas y mejores saques que en la ronda anterior que funcionaron como aliciente para prescindir de los puños levantados. Rafa Nadal ya está en semifinales de Hamburgo tras superar, y superarse, a Pablo Cuevas y a sus propias dudas. [ Así hemos contado el partido]

Pieza a pieza, Nadal va encontrándose a sí mismo. Sin jugar bien, sin tener en la raqueta esa superioridad con la que, de forma natural, entra en lo partidos contra rivales menos talentosos que él, el balear encontró la confianza al vencer de forma muy trabajada a Jiri Vesely en la ronda de octavos. Un paso más es el que dio contra Cuevas. Mejoró el servicio, aunque todavía queda. Demasiados segundos, pero los primeros consiguieron el objetivo de llevar la inciativa, e incluso consiguió mayores réditos porque encontró muchos errores en el resto de su rival. También la derecha halló la agresividad de la que adoleció en rondas anteriores. Buscó y encontró Nadal las esquinas, su top spin, su efecto sobre la tierra batida que tanto daño hace a sus rivales.

Nadal se empieza a gustar. Hay respuestas y agresividad con sus golpes que antes no aparecían. Hay confianza en sus movimientos, rapidez en el pensamiento y ese punto de más que recuerda a Nadal. Hamburgo era el ensayo, la prueba y error, el momento de buscar las debilidades y comenzar a transformarlas en oportunidades. Hasta que lleguen de nuevo las fortalezas. Y así, Nadal está en semifinales. Paso a paso, de vuelta a sí mismo.