AFP
GOLF - Open Británico

Sudáfrica sigue en candelero con la exhibición de Louis Oosthuizen

El sudafricano, tan merecido como inesperado ganador, supo jugar sus cartas a la perfección

MIGUEL ÁNGEL BARBERO
Actualizado:

Por si un mes de Mundial de fútbol y una candidatura olímpica no fueran suficientes focos de atención, Louis Oosthuizen se encargó de prolongar el protagonismo sudafricano el día del 92 cumpleaños de Nelson Mandela. En la cuna del golf, el mítico St. Andrews, este joven de 27 años que logró su primer título internacional la pasada primavera en el Open de Andalucía, sorprendió al mundo entero con una demostración de las que no se veían desde que Tiger Woods dominaba los «majors» con una facilidad insultante. A falta de dos hoyos tenía una ventaja de nueve golpes golpes sobre sus perseguidores (Lee Westwood y Paul Casey) y sólo un acierto postrero del primero y un «bogey» táctico del nuevo campeón en el hoyo 17 hicieron que la distancia se quedara «sólo» en siete. Porque precisamente ese dominio tan absoluto fue su principal adversario en una última jornada que le vino de cara desde el comienzo. Partía con cinco de margen y sus rivales, lejos de presionarle, se fueron alejando en la tabla, sobre todo a raíz de un triple «bogey» de Casey en el 12 que le dejó la Jarra de Clarete en bandeja. «Lo más difícil ha sido mantenerme tranquilo con tanta ventaja y no confiarme. De hecho, en los dos últimos agujeros no podía ni mover los brazos de la tensión que sentía. Ha sido increíble».

Sin ataques

Oosthuizen, tan merecido como inesperado ganador, supo jugar sus cartas a la perfección. No se metió en problemas en las salidas, se mantuvo alejado de los «bunkers» y pateó como un demonio. ¡Qué más se puede pedir! De ahí que su vuelta de 71 impactos, ante la ausencia de ataques, fuera más que suficiente. Al recoger el trofeo más preciado del mundo, ése que le va a cambiar la vida, quiso ser agradecido y reconocer el apoyo que le dio en sus comienzos Ernie Els (también ganador de este torneo).

Por parte española hay que hablar de un buen torneo (pasaron el corte cinco de los siete participantes y tres de ellos han quedado entre los 14 primeros) aunque da la sensación de que se queda algo en el camino. Durante cierto tiempo estuvieron cuatro en el top-10, mas al final sólo aguantaron Álvaro Quirós (11º) y Sergio García y Nacho Garrido (14º). Cañizares y Jiménez (27º), se vinieron abajo.