AnÁLISIS

Sólo rinde en dosis muy elevadas

Actualizado:

La utilización de clembuterol para mejorar el crecimiento en animales productores de carne está prohibida en la UE desde hace más de 20 años. A mediados de los 80 se descubrió que a una dosis muy baja (1-3 mg./kg. de pienso) aumentaba el crecimiento en animales y la proporción de tejido muscular. Su uso fraudulento originó algunas intoxicaciones en consumidores, con dolores de cabeza, taquicardias, etc. No se relacionaron con el consumo de carne (la concentración es muy baja), sino de hígado. En los últimos 20 años se desarrollaron planes de control, como el Plan Nacional de Investigación de Residuos, y hoy se considera un problema de muy baja incidencia. Por otro lado, el clembuterol se utiliza para mejorar el rendimiento de deportistas a dosis muy elevadas (unos 100 microgramos/día). Su uso recibe creciente atención incluso en deportistas no profesionales. Es necesario admitir que el fraude siempre es posible. Ciertos trabajos desarrollados en Portugal e Italia han encontrado cerca de 1 miligramo de clembuterol por kilo de carne, lo que podría ser suficiente para explicar la muy pequeña concentración encontrada en Contador (1.000 veces inferior a la observada en los casos de intoxicación por hígado en los años 90). La polémica está servida, pero no permitamos que el uso esporádico e ilegal de un ganadero o una posible excusa de un deportista ponga a la ganadería española bajo sospecha.