Real Madrid

Zidane: cuatro porteros, un titular y tres pendientes de destino

Keylor no ha elegido una oferta, restan 50 días de mercado y su continuidad provisional afecta a Lunin, que no sabe si se quedará o será cedido. Luca tiene propuestas del Racing y del Fuenlabrada

Actualizado:

Deshoja la margarita blanca. Sigo, no sigo, sí, no. La diatriba de Keylor Navas respecto a su futuro mantiene en vilo la portería del Real Madrid. Dos compañeros de puesto se encuentran a expensas de su elección final. La plantilla vuelve al campo a trabajar este lunes, con los reconocimientos médicos como punto de partida, y Zinedine Zidane tiene cuatro guardametas. Tres se encuentran a la espera de destino definitivo. Thibaut Courtois es el único que posee el sitio fijo en el equipo. Fue fichado para ser el titular del futuro y así será.

El club blanco esperaba contar con Lunin como segundo cancerbero, pero la continuidad de Navas, al menos de momento, complica esa planificación; Luca Zidane, que acaba contrato en 2020, estudia una oferta del Racin y otra del Fuenlabrada

Keylor se despidió arrodillado del Bernabéu en la última jornada de Liga, tras escuchar dos semanas antes que el belga tendría prioridad la próxima temporada. Cincuenta días después no ha concretado su marcha a ningún equipo y ahora mismo se dispone a incorporarse a los entrenamientos con Zidane. El club pide 20 millones por su traspaso y el portero desea cobrar íntegros los 4,8 millones de sueldo que posee en la casa blanca durante los dos próximos años. Si firma por otro club, exige esos 9,6 millones y ya negociará su salario si hay tercera o cuarta temporada. El Oporto, el Benfica, el Inter y el Mónaco, entre otros clubes, se interesan por él.

Lunin, a la espera

El jugador quiere que el Real Madrid reduzca el coste de su transferencia. La entidad le ayudará en se sentido si negocia su marcha y podría rebajar el precio a 15 millones. Restan otros cincuenta días de mercado y hay tiempo para cerrar un acuerdo. El dilema es que Navas regresa al trabajo con el Real Madrid y medita la opción de quedarse y pelear por el puesto con Courtois, aunque sepa quien tiene preferencia. Y el problema es que ese compás de espera afecta directamente a Lunin.

El ucraniano no puede concretar su porvenir porque depende de la continuidad del costarricense. Si Navas se queda, Lunin será cedido de nuevo, aunque esta vez a un equipo que le conceda partidos, no como sucedió la pasada temporada en el Leganés, relegado por Cuéllar. Y el retraso en el destino definitivo de Navas perjudica claramente al ucraniano, pues los clubes cubren sus porterías con guardametas titulares, no pueden esperar, y Lunin teme encontrarse en otra cruda realidad de ser segundo plato si al final tiene que irse. Está claro que no será tercer portero del Real Madrid, es demasiado joven, 21 primaveras, para pasar otra campaña casi sin competir.

El cuarto jinete de la portería es Luca Zidane, que puede desmarcarse de esta situación si acepta una de las ofertas de Segunda División que estudia actualmente.

Luca Zidane medita su futuro

El hijo del entrenador también se sentía afectado por los movimientos de Keylor y de Lunin para saber si se quedaba como tercer arquero, hasta que la opción de demostrar su nivel en otro sitio ha cambiado su visión de futuro. Muchas son las personas que le aconsejan irse y jugar lejos del paraguas de Zinedine Zidane. Luca se lo piensa.

Posee las propuestas del Racing de Santander y del Fuenlabrada, equipos de Segunda. Finaliza contrato el próximo año y su decisión cambiaría el dirimir de su carrera.

El Real Madrid vuelve hoy al trabajo. El plantel consta realmente con 32 hombres. Cinco se irán con seguridad en cuestión de unos días. Otros nueve tienen ofertas. Zidane quiere quedarse con 23

Zidane comienza hoy a trabajar con una plantilla por rematar. El 10 de junio, tres semanas más tarde del final de la Liga, había cuarenta futbolistas pertenecientes a la primera plantilla del Real Madrid. Después de un trienio triunfal y de una mala temporada, el club debía tomar decisiones drásticas de futuro. Necesitaba realizar fichajes para potenciar un equipo desgastado por los años y tenía que seleccionar quienes son los jugadores con futuro, para quedárselos, y quienes no tendrán sitio en el conjunto, para hacer caja con ellos y aligerar un cuartel con un excedente de cupo extraordinario.

Cuatro negocian su traspaso o cesión, tras el traspaso de Theo al Milán: James quiere irse al Nápoles, Lucas Silva sigue en el Cruzeiro; Mayoral debe elegir destino; y Ceballos será cedido

El club atacó primero los refuerzos. Hazard puso la rúbrica de un ramillete de adquisiciones que inyectaban energía en todas las líneas. Mendy y Militao son los nuevos cimientos de la defensa, Jovic y Rodrygo dan otro estilo al ataque y Hazard es el nuevo eje ofensivo del equipo. Las cinco novedades engrosaron el cuartel hasta los cuarenta soldados. Era la hora de adelgazar el ejército con la aplicación de decisiones que marcaban el futuro de muchos profesionales: cesiones y traspasos definitivos. Una labor dura que todavía continúa. Solo puede inscribir a veinticinco futbolistas en la Liga. Y Zidane, para poner el listón más alto, desea quedarse con un máximo de veintitrés. No quiere un plantel repleto de mimbres que no utilizará. Significaría hacer perder un año a varios muchachos.

Fichará a un mediocampista o a dos

A veinticuatro horas de reincorporarse para pasar reconocimientos médicos, la lista se ha reducido a treinta y dos. Marcos Llorente, Kovacic, Raúl de Tomás y Theo han sido traspasados. El francés firmó ayer oficialmente por el Milán. Reguilón, Odegaard, Achraf y Óscar están cedidos con carta de retorno inmediato. Son cuatro jóvenes que entrarán en el primer equipo a corto plazo. Restan cincuenta días de mercado. Y se espera la contratación de un centrocampista, quizá dos. El club y el entrenador deben concretar el porvenir de otros catorce futbolistas que ahora mismo no tienen asegurado su destino. Muchos viajarán el martes a Canadá sin saber si formarán parte de la plantilla madridista el 17 de agosto.

Diez hombres se encuentran a expensas de bajas y propuestas: Lunin depende de Keylor; Vallejo, de Nacho; Lucas Vázquez, Mariano, Brahim, Isco y Luca Zidane estudian ofertas

Hoy, a veinticuatro horas de reincorporarse para pasar reconocimientos médicos, la lista se ha reducido a treinta y dos hombres. Restan cincuenta días de mercado. Y se espera la contratación de un centrocampista, quizá dos. El club y el entrenador deben concretar el porvenir de otros catorce futbolistas que ahora mismo no conocen con certeza donde acabarán. Muchos viajarán el martes a Canadá sin saber si formarán parte de la plantilla madridista el 17 de agosto. El balance de situación, a dos días del comienzo de la pretemporada en Montreal, dictamina que Zidane tiene hoy solo dieciocho futbolistas fijos y le gustaría trabajar con un máximo de veintitrés. Le falta seleccionar a uno o dos guardametas, un central y dos o tres centrocampistas.

Hazard debe tomar el rol de líder que dejó Cristiano: «Zizou» quiere una columna de seguridad con el belga en ataque y Ramos atrás; le falta Pogba en el medio

El «planning» del máximo responsable deportivo del Real Madrid es forjar una plantilla con ocho defensas, siete centrocampistas, seis delanteros y dos o tres porteros. El tercero puede alternar con el filial, aunque trabaje diariamente con él.

El cambio necesario

En su fuero interno, Zinedine quiere un remodelación importante del equipo porque observa que hay un desgaste inevitable en muchos jugadores, el precio de una década de grandes éxitos, y necesita nuevos futbolistas que sumen calidad, energía y fuerza para dar un vuelco a la situación vivida la pasada temporada. Para el entrenador francés, la dura experiencia soportada hasta hace unos meses reflejó que el Real Madrid protagonizaba un año de transición, en la necesidad de renovar su plantel paulatinamente, que debe aprovechar como punto de inflexión. Por eso se espera con optimismo la llegada del talento con sangre nueva que aportarán Rodrygo, Jovic, Mendy, Militao, que se añaden a la frescura que Vinicius ya demostró en la campaña anterior.

Rotaciones

En esta filosofía de cambio, Hazard debe ser el líder que necesitaba el grupo en la faceta ofensiva. Ha de tomar el rol que dejó Cristiano, el que Bale no recogió, para formar una «columna de seguridad» que tenga a Ramos como jefe de la defensa y al belga como director de ataque. El sueño de «Zizou» es fichar a Paul Pogba para contar con un comandante en el centro del campo que demuestre carácter y capacidad para marcar goles y para tirar del carro físicamente. Le falta esta pieza en el engranaje.

La lucha por contratar al parisino vive horas clave, pues Pogba intenta no viajar mañana a Australia con el Manchester United.

Una reforma con jugadores jóvenes y más potentes: Zidane piensa que el plantel necesitaba otra calidad, energía, y para eso llegan Rodrygo, Jovic, Militao y Mendy, qeu se suman a Vinicius como savia nueva

Mientras espera esa última petición, Zidane asume que Rodrygo, Jovic, Militao y Mendy introducirán presión y competitividad en todas sus líneas. Jugar se va a poner más caro. Es lo que desea. Las rotaciones volverán, veremos otra vez su plan A y su plan B, porque habrá hombres para cubrir cada puesto con garantías.

Bajo esta premisa de la búsqueda de un mayor rendimiento, el marsellés ha tocado todas las teclas. Además de solicitar futbolistas, ha fichado un nuevo preparador físico, Gregory Dupont, con el objetivo de encontrar otra evolución en esta faceta.

El preparador se ha marcado una meta: que todos los hombres que formen su plantilla el 18 de agosto, cuando comience la próxima Liga, estén capacitados para ser titulares en el Real Madrid. Será el signo máximo de la competencia.

La oportunidad de conseguir un cambio general es única. Pidió a Hazard. Ya lo tiene en su grupo. Espera a Pogba. Y Mbappé es la solicitud definitiva. Tardará un año. En este periodo pretende definir el Real Madrid del próximo lustro.

Falta por rematar el plantel final. El futuro de varios futbolistas está directamente relacionado. Nacho o Vallejo, con muchas ofertas, ocuparán la plaza del cuarto central. Keylor o Lunin deben dirimir, según las propuestas que estudia el costarricense, quien es el segundo guardameta. El cuarto cancerbero en liza, Luca Zidane, analiza una proposición para irse a demostrar su nivel en otro sitio, lejos de su padre. Los que tomen antes una determinación esclarecerán el camino de los afectados en ese puesto.

Ceballos, el gran deseado

El balance de situación, a dos días del estreno de la pretemporada en canadá, dictamina que Zidane tiene ahora mismo dieciocho futbolistas fijos. Otros cuatro negocian su traspaso o una cesión ( Dani Ceballos se encuentra en este apartado) y diez profesionales dependen de ofertas y descartes para dilucidar si permanecerán en el equipo o jugarán en otra casa.

La radiografía de amplio espectro del Real Madrid especifica que Zidane cuenta con estos dieciocho futbolistas seguros: un portero, Courtois; siete defensas, Dani Carvajal, Odriozola, Ramos, Militao, Varane, Marcelo y Mendy; cinco centrocampistas, Kroos, Casemiro, Fede Valverde, Asensio y Modric; y cinco delanteros, Benzema, Hazard, Rodrygo, Vinicius y Jovic. Le gustaría trabajar con veintitrés y le falta seleccionar uno o dos guardametas, un central y tres centrocampistas.

Los cuatro que no seguirán con seguridad, y reducirán el plantel a veintiocho integrantes muy pronto, son: James, que negocia con el Nápoles; Borja Mayoral, pretendido por la Real Sociedad; Lucas Silva, que seguirá en el Cruzeiro, y Ceballos, quien dialoga con Pochettino para irse cedido al Tottenham.

Los diez jugadores que dependen de ofertas y descartes son Keylor, Lunin, Luca Zidane, Vallejo, Nacho (oferta de Italia), Brahim (le quiere el Getafe), Isco (solicitado por Guardiola), Mariano (interesa a la Roma), Lucas Vázquez (Emery le pide para el Arsenal) y Bale, que juega a quedarse sin ponerse en el mercado, pero está puesto por el club. Zidane ha dicho que no le quiere en su plantilla y Barnett sabe que la huida hacia adelante tiene un final.

El club no tiene prisa por reducir su regimiento. Es mejor decidir y negociar bien que hacer las cosas mal por correr. Bastantes equipos esperan conseguir a estos profesionales. El mango de la sartén es del Real Madrid. Las operaciones de James y Mayoral tardan porque se pide un traspaso. Se busca el mejor sitio para Ceballos. Mariano y Lucas saben que no tendrán minutos con tanto fichaje de ataque y analizan las peticiones del extranjero. Isco es llamado por Guardiola. El único que intenta evadirse es Bale. Y tiene un hándicap: no jugará. Meter la cabeza en el hoyo no evita la realidad.