Vídeo: Lopetegui cree «más que nunca en este equipo»

Real MadridTres opciones para un relevo de técnico

Antonio Conte desea venir y se «ofrece», Blanc también mueve hilos y Solari sería un cambio interno provisional

Se alarga la agonía de Lopetegui

Vídeo: la reacción de Forentino Pérez tras el segundo gol del Levante

La Liga: resultados y clasificación

Actualizado:

Los últimos cinco meses de Julen Lopetegui han sido un vaivén de sucesos y emociones encontradas. No fue sencilla la andadura del guipuzcoano hasta alcanzar esta crisis. El entrenador llegó al Real Madrid el 14 de junio después del polémico despido decretado por Luis Rubiales al conocer la oferta del club blanco y el deseo del entonces seleccionador de continuar al frente de España hasta el final del Mundial de Rusia para dejar después la Federación Española y ejercer como nuevo responsable deportivo del campeón de Europa. Rubiales prescindió de él al instante. Y el vasco se centró en su nueva meta, el Real Madrid.

Antonio Conte: con fama de duro para hacer la transformación. Ganó tres Scudettos con la Juventus en el trienio 2011-2014, para dimitir en el cargo con el fin de dirigir a Italia. Dejó la selección en 2016 y fichó por el Chelsea. Ganó la Premier en 2017 y la Copa en 2018, pero sus disputas con los jugadores significaron su adiós. Si el Real Madrid decidiera su fichaje, podría ser un técnico válido para realizar el cambio necesario

La extraña derrota frente al Atlético en la Supercopa de Europa, con dos goles regalados por la defensa cuando el Real Madrid vencía por 2-1, se antoja hoy un mal fario que se ha repetido en los fiascos sufridos ante el Sevilla, el CSKA de Moscú, el Alavés y el Levante, cuatro partidos en los que los blancos perdieron por nuevos fallos clamorosos.

Laurent Blanc: solo ha trabajado en su país. Le gusta el fútbol ofensivo. Es un entrenador de ideas fijas, ajeno a los cambios radicales y su principal problema para venir al Real Madrid es que solo ha trabajado en Francia, con el Girondins, la selección nacional y el PSG. Esa falta de experiencia para entrenar a equipos de otros países genera una incógnita

La victoria ante la Roma en la Champions, 3-0, fue el punto más alto de rendimiento del conjunto madridista, cercenado por esos cuatro malos resultados que han colocado a Lopetegui en la diana. El fracaso en Moscú abrió la veda de aspirantes al banquillo del Bernabéu. Antonio Conte se «ofreció» al Real Madrid a toda prisa. Utilizó la prensa italiana para ponerse el primero de la lista, al frente de la manifestación.

Una baraja corta

El Real Madrid explica que nunca llamó a Conte, como se ha publicado en Italia. Han sido dos agentes FIFA quienes han generado ese deseo «mediático». Ser «allenatore» del Real Madrid es el puesto de trabajo más suculento del mundo y se trabaja con un lema: el fin justifica los medios.

Reflexión: el Real Madrid medita que gastar ya esa bala de un nuevo técnico debe ir unida a la mejoría de los jugadores

El francés Laurent Blanc se vio adelantado por Conte en la carrera y movió también los hilos. Se puso en el mercado para que el campeón de Europa piense en él como posible relevo. Benzema y Varane le conocen bien.

El Real Madrid no tiene muchas opciones de preparadores para elegir. Los más deseados, Joachim Low y Mauricio Pochettino, están ocupados y ya denegaron la posibilidad de venir al Real Madrid en junio porque estaban inmersos en la dirección de Alemania y del Tottenham respectivamente, trabajo que mantienen.

Santiago Solari: amante del fútbol de ataque, es de la casa. Sería la elección interna. Conoce bien la casa, su idiosincrasia y conoce bien el fútbol español. En 2013 comenzó a dirigir en las categoría inferiores del club. Ganó la Liga 2013-14 con el segundo cadete y la Liga 2014-15 con el primer equipo cadete. Luego saltó al juvenil B. Desde 2016 entrena al Castilla. Le gusta el fútbol de ataque, tiene el ADN blanco

La candidatura de Antonio Conte tiene muchos críticos en todos los niveles de consulta. Posee fama de ser muy duro, con mano militar, en las plantillas. Y sus malas despedidas de los clubes, con peleas con futbolistas, es otro punto presuntamente negativo para él.

El Real Madrid piensa con tranquilidad qué hacer para solucionar la crisis mientras espera que Lopetegui y los futbolistas reaccionen y eviten la decisión drástica.

Dos profesionales del Real Madrid manifestaron ayer a ABC que la presunta dureza de Conte, sin expresar ni mucho menos que sería el elegido, es un cartel falso: «Muchos entrenadores vienen al Real Madrid con fama de duros y cuando llegan a este vestuario no son así, pues se encuentran con un grupo de jugadores que lo ha ganado todo y que se merece un respeto, porque han conseguido más títulos que el propio entrenador. Si Conte viene o no viene, no será por esa fama de duro».

En esta hipótesis de un cambio en el banquillo madridista, Santiago Solari sería la opción interna de la casa para dirigir el plantel hasta la llegada del entrenador definitivo. El exjugador madridista realiza un espléndido trabajo con el Castilla en Segunda B, conoce bien el primer equipo y a sus jugadores. Y si fuera el elegido en una primera instancia, podría quedarse si los resultados le acompañaran y los futbolistas estuvieran a gusto con él. Las crisis producen cambios que en numerosas ocasiones crean un salto adelante inesperado.

Transformación necesaria

El club medita muy bien qué hacer. No puede gastar ahora una bala con la adquisición de un entrenador importante y después comprobar que el problema es mucho más de los futbolistas y no tanto de banquillo. La entidad sabe que debe realizar progresivamente una renovación del equipo. Modric, Marcelo, Benzema y Ramos, cuatro líderes, están en la treintena. Se ha marchado el mejor jugador del mundo de los últimos años, Cristiano, y es imposible relevarle. Se hace necesario un cambio generacional que no es fácil.

Zidane se marchó porque no quería realizar una transformación que será dura. Lopetegui aceptó el reto de abordar este cambio. Pero se ha encontrado con un grupo de jóvenes, el supuesto relevo, que no le ha funcionado. Asensio no está bien. Ni Casemiro. El Real Madrid reflexiona si el Conte de turno será una solución o si es mejor esperar.