Retorno a la Liga

Si hay una idea que Solari debe abandonar es la de las componendas. Con Bale erró el miércoles

Fernando R. Lafuente
Actualizado:

Como Charles Ryder cuando regresa a Brideshead, después de haber perdido a Julia, y antes a Sebastián Flyte, en la memorable novela de Evelyn Vaugh, y mejor serie de televisión británica, el Madrid regresa a la Liga. La ha salvado, por ahora. Del infierno al purgatorio en unos cuantos partidos. Del purgatorio al cielo. Y para llegar al cielo sólo le hace falta un verbo: incordiar. Ganar hoy, de nuevo, al Girona y, así, devolver a los aficionados la ilusión o, al menos, las ganas de seguir acudiendo al Bernabéu con alguna esperanza de poner nervioso al primero. Esto lo suele hacer el Madrid de fábula. Aprieta y el que va delante no da pie con bola.

Da igual que al final de la temporada la cosa no funcione, porque la diversión hasta la última jornada está asegurada, y eso permite que los abonados sientan que no se ha tirado un campeonato. Además, la facilidad con la que el Barcelona entra en trance cada vez que los madridistas aceleran, bien vale el abono. Y así, persiste el interés por cada jornada. Esto se lo deben a Solari.

Si hay una palabra que el entrenador del Madrid debe abandonar ya, olvidarla, borrarla, ya se suele decir en el proceloso mundo de los espías que si quieres guardar un secreto, ni lo pienses, esa palabra es bien sencilla: componendas. Alinear el pasado martes a Bale en Ámsterdam fue un error, porque Bale se ha convertido, con 22 lesiones desde que es jugador blanco, en un monumental error. Pobre hombre, las lesiones no son culpa suya, claro, pero su desidia, sí. Bale, para bien del Madrid y de él mismo, debería irse a lesionarse a otro equipo. Aquí ya se ha retratado. Se retrató con Ancelotti, se retrató con Zidane y, a pesar de la buena voluntad de Solari, se retrata con Solari. No es justo que Marcelo «chupe banquillo» y Bale tenga un enigmático indulto.

El Madrid ha regresado a la Liga que tiró en las primeras jornadas. El cartero siempre llama dos veces, esperemos que esa segunda llamada para el Madrid sea para lo mejor, ahora se lo ganado.

Fernando R. LafuenteFernando R. LafuenteColaboradorFernando R. Lafuente