Es Noticia
ABC
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABCReal Madrid
Real Madrid

La rebelión que prepara Pogba para jugar con Zidane

El francés solicitará el «transfer request» en Inglaterra y forzará la situación al límite para militar en el Real Madrid

Tomás González-Martín
Actualizado:

Quiere jugar a las órdenes de Zidane como sea. Paul Pogba pedirá el «transfer request» al Manchester United y puede declararse en rebeldía con tal de conseguir «el mayor objetivo de su carrera profesional». El centrocampista francés lo manifiesta sin esconderse y sin querer menospreciar al club inglés. Lo expresa con la sinceridad de quien siempre quiso venir al Real Madrid . La jefatura de «Zizou», que ha hablado claro con él a lo largo de los tiempos, alimenta un deseo que Paul ha sembrado como necesidad. Pretende jugar en el club español por encima de todas las cosas.

El United pide 180 millones y el Real Madrid ofrecerá un máximo de 125 más bonus, nunca pagará los 180

El sueño de Zinedine desde que dirige al Real Madrid es crear un centro del campo con Pogba como constructor y Hazard como talento ofensivo. El técnico aconsejó ambas contrataciones a lo largo de varios años. Ya ha conseguido al belga. Falta que la casa blanca pueda fichar a su compatriota.

Pogba se bajará el sueldo y aceptará ganar 11 millones, la misma cifra que Hazard, para no romper el equilibrio salarial del Real Madrid, que encabeza Ramos con 12 millones

Los hermanos Glazer, Joel y Avram, dueños del United, conocen bien las intenciones de «Paul» y se han puesto duros, crudos, foscos, para impedir el traspaso o en todo caso para lograr una cifra irrechazable: 180 millones de euros. Así se lo han dicho a Mino Raiola, apoderado de la estrella francesa.

El Real Madrid ha expuesto a Raiola, correa de transmisión del Manchester, que no abonará esa cantidad «ni harto vino». La máxima propuesta alcanzará los 125 millones más bonus.

Que Raiola no cobre 22millones de comisión

Pogba y su representante tienen el reto de alcanzar una cifra que admitan las dos partes. Raiola ya ha escuchado que si quiere que la operación salga adelante lo primero que debe hacer es no cobrar 22 millones de comisión, como hizo en la transferencia desde la Juventus al United hace tres años, que supuso 110 millones. El jugador piensa armarla para ganar esta batalla y todo su esfuerzo no puede truncarse por 22 millones extras para su amigo.

Paul ya ha aceptado reducir su salario, desde los quince hasta los once millones netos anuales, para no romper el equilibrio económico de la plantilla madridista. Será el mismo sueldo que ha rubricado Hazard, que significa un millón menos de los emolumentos de Sergio Ramos, el capitán. Ahora necesita que Raiola siga su ejemplo y que el United no repita una postura complicada que lleve el caso hasta la rebelión. Porque Pogba está dispuesto a rebelarse si su equipo demuestra una tozudez absolut a.

Su primer paso será solicitar el «transfer request», el recurso diplomático que permite el fútbol inglés para que un profesional pida un traspaso que su club rechaza. Ese postulado escrito no obliga al Manchester a nada, pero implica que el caso sea público y notorio. El francés forzará la situación.

Si observa que los hermanos Glazer no reaccionan, endurecerá su postura. Piensa amenazar hasta el extremo de negarse a jugar en pretemporada y ya veremos si en la Premier, que comienza en agosto.

El «transfer request» fue el camino para llegar al Madrid que utilizaron Xabi Alonso (Liverpool) en 2009, Modric (Tottenham) en 2012 y Bale, también en el Tottenham, un año después.

El Real Madrid ha dejado claro que el intento de fichar a Pogba no se extenderá hasta el último día del mercado veraniego. Coentrao, Ander Herrera y De Gea ya sufrieron la inexperiencia del Manchester de los Glazer, dos norteamericanos que no tenían ni idea de fútbol, para quedarse colgados en las horas postreras del periodo de fichajes de verano. Eso no sucedía con Alex Ferguson al mando en Old Trafford. La operación Pogba debe fraguarse en el mes de julio o en las primeras fechas de agosto como máximo. Si no se consigue, se intentará otra adquisición. Eriksen espera. El mediocampista francés lo sabe y trabaja para apretar las tuercas al United y pedir cintura a su díscolo agente.

Tiene contrato firmado hasta 2021 y sabe que podrá marcharse como muy tarde el próximo año, si el Manchester quiere cobrar un buen dinero, pero anhela jugar ahora con Zidane. Esperar una temporada puede cambiar todos estos planes. Para Paul Pogba es un ahora o nunca.