Vídeo: El Real Madrid de Lopetegui causa furor a su llegada a Washington - ATLAS

Real MadridDani Ceballos, el flechazo de Lopetegui

El utrerano pasa página tras la decepcionante temporada con Zidane en la que solo jugó 900 minutos y enamora al nuevo técnico, encantado con su trabajo y su talento

Actualizado:

Miércoles, 21 de febrero. Partido de la decimosexta jornada de Liga, aplazado desde diciembre por el Mundial de Clubes. El Madrid visita Leganés y gana 1-3. Era un encuentro idóneo para que los menos habituales tuvieran minutos, pero Zidane apenas agita el banquillo y saca un once repleto de titulares. El chasco es grande, sobre todo para Ceballos, que ve cómo semana tras semana su papel en el equipo es anecdótico. Y aquella fría noche en Butarque, su desazón toca techo. Zidane le mete en el campo en el 92’, cuando el colegiado había decidido añadir dos minutos. Solo está en el césped 30 segundos: «Me sentí muy mal y lo siento mucho. Se lo he dicho. No me gusta sacar a un jugador 30 segundos para nada», explicó Zidane días después.

A pesar de las disculpas, Ceballos lo tiene claro y toma la decisión de comunicarle al club que en verano prefiere salir cedido y no estar otra temporada de estatua, pero la inesperada marcha de Zidane y la llegada de Lopetegui cambian por completo el guión del exbético.

Ceballos recibió una llamada de Julen a los pocos días de anunciar su fichaje por el Madrid. Y el mensaje fue claro. Le quería en su equipo y sería justo con él. Sin prebendas, pero con confianza absoluta. Y es que en su etapa como seleccionador, primero en la sub 21 y luego en la absoluta, Lopetegui ya contaba con muy buenos informes de Ceballos. De hecho, siempre estuvo en su radar la pasada temporada pensando en el Mundial de Rusia, pero su testimonial presencia en el Madrid imposibilitaron su llamada a alguna de las convocatorias.

Objetivo, Supercopa

Ese contacto espoleó al jugador utrerano, y así lo manifestó en su cuenta de Twitter el pasado 3 de julio, dos semanas antes de comenzar la pretemporada: «Con muchas ganas de que esto empiece ya y con la máxima ilusión para esta nueva temporada llena de grandes retos», escribió.

No eran palabras vacías. Ceballos mantuvo el físico durante su asueto estival y llegó de vacaciones en un notable tono físico, gesto del que tomó buena nota Lopetegui, cuya llamada consiguió el efecto deseado. Lograr convencer al futbolista que de empezaba de cero y debía olvidarse de su año con Zidane, y darle motivos para creerse importante. Una feliz noticia también para el club, que el pasado verano apostó por él, «robándoselo» al Barcelona, y quien cree que tiene en su poder a uno de los futbolistas españoles con más proyección de la próxima década.

Las tres primeras semanas de pretemporada, primero en Valdebebas y ahora en la gira por Estados Unidos, han servido para sellar este idilio entre el utrerano y Lopetegui. El técnico sabía del potencial que caía en sus manos, pero ya en directo ha quedado aún más sorprendido. Un flechazo absoluto que le hace ser muy optimista de cara a la temporada venidera. Y el jugador, que palpa de primera mano ese sentimiento, está sacando su mejor versión. Ante el Manchester United, Ceballos fue el mejor del Madrid, moviendo al equipo con inteligencia y generando juego por bandas y último pase. El objetivo ahora es mantener el nivel frente a la Juventus, Roma y Milán, los tres próximos amistosos blancos, para tener elevadas opciones de ser titular en la Supercopa de Europa, la primera gran prueba del nuevo Madrid. Ceballos-Lopetegui, un amor de verano que no tiene pinta de terminar en agosto.