Rodrygo, jugador brasileño fichado por el Reak Madrid - Fernando Bizerra
Real Madrid

Las dos posibles incorporaciones del Real Madrid para enero

El Real Madrid medita traer al brasileño Rodrygo mientras James desea volver al club blanco

Tensión en el entrenamiento: Sergio Ramos enfurece y le tira dos pelotazos a Reguilón

Encuesta: ¿Qué jugador necesita el Madrid para salir de la crisis?

MadridActualizado:

Es complicado hablar de ilusiones para enero cuando el Madrid vive anegado en el torrente de octubre. Sin embargo, la crisis de resultados y el futuro en vilo que siente Lopetegui no han aparcado el trabajo permanente en el club club blanco para buscar posibles refuerzos también en el mercado de invierno. Los responsables deportivos recuerdan que nunca han sido demasiado partidarios de contratar futbolistas en los meses de enero. «Los grandes fichajes se realizan en el verano, dentro de la planificación de toda una temporada», señala un profesional de la entidad. «Los fichajes de enero solo se llevan a cabo cuando se aprovecha una oportunidad que no puede esperar medio año más, generalmente de jugadores jóvenes». Así sucedió con Marcelo, Higuaín y Gago, que debutaron en enero de 2007.

Ahora, la situación del equipo madrileño hace reflexionar si son necesarias algunas adquisiciones para mejorar la andadura en la segunda parte de la temporada. «Para que venga algún jugador en invierno debe ser alguien que mejore lo que hay y eso no es fácil». No obstante, hay dos hombres relacionados con la casa que desean venir al conjunto blanco en el mercado invernal. Su incorporación es debatida por la entidad. Son James, cedido al Bayern, y Rodrygo Goes, fichado por el club hace cuatro meses y que cumplirá la mayoría de edad el 9 de enero, fecha que le permitirá venir inmediatamente a la entidad que pagó por él 45 millones al Santos.

Petición urgente

El Real Madrid contrató al brasileño Rodrygo con una cláusula de permanencia en el Santos hasta junio de 2019, pero si desea anticipar su incorporación negociará con el equipo que hizo legendario Pelé.

Es un jugador de mucha clase, con un regate espectacular, muy técnico, y la dirección deportiva madridista está preocupada por las peligrosas entradas que sufre en el «futebol» de su país, dada su finta mortal. «Hay que salvar a Rodrygo y traerlo ya, porque le van a lesionar de gravedad», señalan varios profesionales de Valdebebas, que sufren cuando ven los partidos del chaval. «Salvemos a Rodrygo», subraya otro hombre de la casa. La petición de rescatarlo tiene esas dos vertientes: primero, sacarlo de allí, y después, incluirlo en la primera plantilla.

La presión de James Rodríguez para regresar al Real Madrid es una carta que la entidad baraja para potenciar los recursos de creación con la clase del centrocampista colombiano.

Hace dos temporadas se marchó del Bernabéu con doce asistencias y once goles como balance. Firmó una cesión al Bayern por dos campañas, pero se encuentra a disgusto. Ha sido suplente habitual a lo largo de este segundo curso en Múnich. El sábado volvió a la titularidad y anotó el 3-1 definitivo frente al Wolfsburgo. Las redes sociales ardieron con comentarios a favor del colombiano y en contra de Kovac, el entrenador.

A disgusto en Múnich

El acuerdo de préstamo especifica que el futbolista colombiano pasará a ser jugador del equipo bávaro en julio si abona 62 millones al Real Madrid en julio. Pero el futbolista tiene mucho que decir en esta operación. No desea quedarse en el Bayern, ni ahora ni sobre todo el próximo verano. Se niega a pertenecer al club alemán a final de campaña. Quiere volver al Real Madrid. Si es factible, ahora. Y como mal menor, en julio. Su convenio estipula que tiene contrato con la casa blanca hasta julio de 2021 y esa es la ficha que desea cumplir.

Hay un tercer hombre que se ofrece al club blanco con franqueza: el argentino Icardi. Su precio, 120 millones, complica el traspaso.