Vídeo: Zidane: «Si no hago lo que quiero en mi equipo yo me marcho»
Fútbol

El plan A del Real Madrid para la portería

El Madrid quiere que Keylor Navas sea suplente, pero éste insiste en su idea de marcharse

MadridActualizado:

Nueve de julio de 2019. Comienza el stage de pretemporada del Real Madrid, fecha de inicio real de la segunda era de Zidane al frente del banquillo blanco. Tras los interminables tres meses de casting del final del curso pasado, el entrenador galo da forma desde hoy a su nuevo proyecto, aún con el morbo de saber qué sucederá con varios jugadores ubicados en la rampa de salida y a la espera de si Pogba, Eriksen o Van de Beek acaban recalando en el equipo blanco tras los fichajes de Militao, Rodrygo, Jovic, Mendy y Hazard. El puzle aún tiene piezas por cambiar y encajar, y con permiso de Bale, la zona de la portería es la que más expectación va a generar en estos cincuenta días de mercado que hay por delante.

El Real Madrid vuela hoy a las 14.30 horas hacia Montreal, y lo hará con tres porteros en el avión con destino a la ciudad canadiense. Courtois, Lunin, que regresa tras su cesión al Leganés, y Altube, portero que esta temporada formará parte del Castilla de Raúl. También estará en Montreal Keylor Navas, con permiso del club para volar directamente desde Costa Rica, pero no se espera a Luca Zidane, que ayer ni siquiera estuvo presente en los exámenes médicos. El francés ultima su cesión al Racing de Santander, una vez desechada la opción del Fuenlabrada.

Dudas

Con este panorama, y asegurada la titularidad para Courtois tras la decisión tomada por Zidane el pasado mes de mayo, llega el turno de elegir el segundo portero, y ahí el club blanco y el propio entrenador francés lo tienen claro: Keylor, antes que Lunin. La idea del Real Madrid es seguir manteniendo dos guardametas de máximas garantías y eso se cumple con el belga y el costarricense.

La dirección deportiva considera al ucraniano un gran portero con un futuro enorme, y por este motivo no quieren cortar su progresión dejándole en el banquillo domingo tras domingo. La idea es una nueva cesión, con más éxito que la de la pasada temporada, y a poder ser en un equipo de la Liga.

El problema radica en las dudas con Keylor Navas. Como ya contó ABC, el Madrid le ha dejado claro en varias ocasiones que no piensa darle la carta de libertad ni pagarle los dos años de contrato que le restan, además de no dejarle salir gratis, como en su momento solicitó tras llegar a un acuerdo con el PSG. El equipo que quiera a Navas debe pagar 20 millones de euros, pero eso a día de hoy parece complicado para un portero de 32 años que, además, exige una ficha anual de 7 millones limpios y un contrato de tres años. Aún así, y pasado el tren del PSG, Keylor sigue teniendo en la cabeza su marcha del club blanco y eso deja al Madrid en guardia.

El club blanco es consciente que las exigencias de Keylor son complicadas de obtener, pero no se fía y no quiere encontrarse con el escenario de ceder a Lunin y, a posteriori, ver salir a Navas. Ahí, el Madrid se vería obligado a acudir al mercado a por un portero, una situación surrealista por la que no está dispuesto a pasar el club blanco, firme en su idea de mantener a Keylor en la plantilla pese a que el portero tico no haya asumido todavía su rol de suplente.