Habla el entrenador que supervisó a Neymar en su prueba con el Real Madrid con 14 años - ATLAS
Real Madrid

Neymar y Keylor, la comidilla del Bernabéu

Las consecuencias del empate: Ramos dejó la puerta abierta al brasileño y deseó la continuidad de su amigo Navas

Tomás González-Martín
Actualizado:

La historia se repite. Los viejos errores que cuestan muy caro. Zidane ya no tiene la suerte de cara. Vivió este mismo infortunio en el final de la pasada temporada. Ayer, otra serie de fallos en la faceta defensiva provocaron la igualada. Un error de Kroos al perder un balón y no querer forzar su segunda amonestación abrió camino al gol del empate del Valladolid y a la pérdida de dos puntos que Benzema había sembrado minutos antes, al marcar un gran tanto con un pie lesionado, dolorido, cojo. No sufre ninguna lesión y fue cambiado por seguridad por Zidane, que evidenció su malestar tras el empate: «No puedo estar contento por el resultado, tuvimos ocasiones que no entraron y luego hay situaciones en las que hay que mandar el balón a tomar por saco». No se puede decir más claro.

Zidane: «No puedo estar contento con el resultado; lo hicimos bien en el primer tiempo, pero para ganar hay que jugar los noventa minutos, no solo sesenta»

El máximo responsable fue rotundo: «Se puede perder un balón, pero luego no podemos estar todos descolocados». Dichas las verdades, contó otra, la fundamental: «Dominamos el primer tiempo, jugamos bien y luego, en la segunda parte, no estuvimos tan bien. Les he dicho a los jugadores que para ganar hay que rendir los noventa minutos, no solo sesenta».

Ramos dio la cara en nombre de la plantilla y reconoció el bajón: «Merecimos la victoria, tuvimos ocasiones para hacer más goles, pero en el segundo tiempo no tuvimos el mismo nivel y llegó el empate».

Keylor quédate

El resultado caldeó el capítulo del mercado y los fichajes. El capitán fue preguntado por Neymar: «No voy a hablar de jugadores que no están con nosotros, por respeto a mis compañeros, pero Neymar es uno de los tres mejores del mundo». Sí habló de Navas: «Quiero que se quede, el Madrid debe tener dos grandes porteros y Keylor está en el top tres».

El marcador dejó en segundo plano la presentación «en casa» de James Rodríguez. El fútbol da tantas vueltas que marea incluso a los protagonistas. El colombiano estaba en venta el 11 de agosto, cuando Zidane le descartó para el partido amistoso en Roma. Trece días después era titular del Real Madrid en el coliseo blanco, aplaudido por un público que siempre le quiso y que votó su reincorporación.

Ramos: «No hablo de jugadores que no están con nosotros por respeto a los compañeros, pero es indudable que Neymar es uno de los tres mejores futbolistas del mundo»

El centrocampista, que escuchó durante el verano que podía militar en el Atlético y en el Nápoles, volvió a jugar en Chamartín 833 días después. Era su partido 112 vestido de blanco.

El entrenador francés planteó una nueva alineación en la segunda jornada de Liga, con James como volante, Isco de media punta y Bale arriba, al lado de Benzema. El galés, que también estaba en el mercado hace dos semanas, volvió a ser titular. No saltaba al Bernabéu desde abril.

El Real Madrid presentaba al colombiano y al británico como sus dos últimos fichajes de agosto. Lo hicieron de manera aceptable, sin ser decisivos. Dieron pases de la muerte que nadie mató. James disparó tres veces a portería. Bale remató en cuatro ocasiones. Ambos rondaron el gol, sin alcanzarlo. Un cabezazo a la madera de Jovic y el golazo de Benzema fueron las dos grandes oportunidades de los locales. El Real Madrid pagó el mismo problema de la temporada pasada: la falta de acierto.

Zinedine concedió una hora al colombiano, que saludó al técnico cuando se marchó del terreno de juego. «Le cambié porque sentía molestias». Lo importante para James es que ha vuelto al Real Madrid. Le quedan dos años de contrato y quiere definir su futuro.