Mbappé y Hazard, durante la semifinal del Mundial 2018 en Rusia - EFE
Mercado de fichajes

El Madrid, rotundo. Hazard, sí; Mbappé, no: «Es una milonga lo de France Football»

El club blanco niega haber ofrecido 280 millones por la estrella del PSG y apunta al futbolista belga como uno de sus principales objetivos del verano

MadridActualizado:

Podría ser el traspaso más caro de la historia del fútbol pero, de momento, no lo será. «Es una milonga», eso es lo que fuentes del Real Madrid explican a ABC sobre la portada de «France Football» que ayer dio la vuelta al mundo. El semanario galo sale hoy a la calle con una potente tapa en la que aparecen los rostros de Zidane y Mbappé y un titular tajante: «Real Madrid, Operación Mbappé». El medio francés añade que la estrella del PSG es el objetivo número uno del club blanco para el próximo mercado estival y que sería el galáctico elegido por la entidad de Concha Espina: «Será el culebrón de la primavera y, quizás, del verano», cuenta la revista francesa, que además insiste en que las negociaciones se iniciarán en un breve espacio de tiempo.

«Mbappé es muy bueno, pero Vinicius tiene más talento», explican en el Real Madrid sobre la información de «France Football», en la que se asegura que Zidane será el encargado de convencer al futbolista del PSG para dejar la capital francesa y recalar en la española este próximo verano. El poder de seducción del entrenador blanco, ídolo futbolístico de Mbappé, y 280 millones de euros serían dos motivos más que suficientes para lograr que Mbappé vistiese de blanco la próxima temporada, pero en el Real Madrid lo niegan de manera rotunda. Ni Zidane ha hablado con Mbappé ni tiene intención de hacerlo, ni el club ha pensando en él como un posible refuerzo para la próxima temporada.

Intento en 2017

El club blanco ya intentó fichar a Mbappé hace dos años, en el verano de 2017, cuando aún el jugador formaba parte del Mónaco. Entonces, el acuerdo era total entre todas las partes. 180 millones de euros para el club del Principado y un contrato de seis años para Kylian con un sueldo inicial de seis millones de euros netos por curso. Los problemas comenzaron cuando el Mónaco se negó a pagar los 34 millones de euros en impuestos que conllevaba la operación, cantidad que el Madrid tampoco quería abonar, aunque estaba dispuesto a dialogarlo. El punto final al fallido fichaje fue la intromisión del PSG, que convenció a Mbappé con más dinero, ofreciéndole un salario inicial de siete «kilo»’ limpios para irse a los 10 millones en su tercera temporada, justo la que empieza ahora. Además, le ofrecía más galones deportivos que en un Madrid donde en ese momento Cristiano, Bale y Benzema eran incuestionables.

Así acabo Kylian en París y de ahí será difícil que salga a corto plazo, por mucho que el PSG se la haya vuelto a pegar un año más en la Champions. El propio Mbappé lo comunicó nada más caer su equipo en Europa: «Tenemos un bonito proyecto y voy a seguir aquí. Estoy seguro de que conseguiremos algo grande», reflexión que se suma a la ya hecha hace unos meses, cuando confesó que si fichaba por el Real Madrid con 18 años, qué haría con 23. Con 20 en su DNI, aún tiene tiempo de sobra por delante para que su camino le guíe al Santiago Bernabéu, pero no parece que vaya a ser este verano. A día de hoy, ni futbolista ni Real Madrid tienen la intención de unir sus caminos, además de que el PSG no está dispuesto a venderlo ni el Real Madrid a iniciar una batalla con un club amigo.

Verano entretenido

No ir a por Mbappé no quiere decir que el Real Madrid no vaya a fichar jugadores de elevado nivel, pero no entra en su hoja de ruta cometer locuras económicas que pongan en peligro el ecosistema del club y del vestuario. La irrupción de Vinicius y sus dos meses estelares de enero y febrero no se han esfumado de la noche a la mañana porque el brasileño esté ahora en un segundo plano mientras se recupera de la lesión sufrida en el partido de vuelta de Champions ante el Ajax.

En la entidad blanca, las expectativas con Vinicius son muy elevadas y consideran que el fichaje de Mbappé frenaría en seco su progresión, además de considerar al sudamericano un jugador con «más talento que el francés, y el Madrid lo que necesita es talento, en todas la zona del campo, pero sobre todo en el ataque. Con velocidad y físico no es suficiente», explican en el club.

Aparte de Vinicius, la confianza en Asensio también es total. En el Real Madrid no hay ni una sola duda del jugador balear, a pesar de su decepcionante e irregular temporada. Para el club blanco, Asensio es el futbolista español con más proyección en la próxima década y consideran que con el regreso de Zidane, Marco volverá a ser un futbolista decisivo.

Como también se espera que lo sea Eden Hazard. Si el Real Madrid niega de manera rotunda que Kylian Mbappé vaya a ser un objetivo para este próximo verano, no sucede lo mismo con la estrella belga. Hazard es uno de los objetivos principales del club blanco para elevar el nivel de la plantilla de cara a la próxima temporada y, aunque reconocen que será complicado sacarlo del Chelsea, el deseo es que por fin trabaje a las órdenes de Zidane.

Zidane ya lo pidió en 2011

Hazard termina contrato con el Chelsea el 30 de junio de 2020 y su intención es clara, si hacemos caso a sus movimientos y a sus continuos piropos públicos al Madrid. No quiere renovar con el conjunto londinense con en el que considera que ya ha cumplido un ciclo, tras siete años vestido de «blue». Hasta 20 millones de euros netos, ocho más de lo que actualmente cobra, le ha ofrecido el Chelsea por ampliar su vinculación, pero Hazard no se ha dejado llevar por el dinero y en su mente está un proyecto deportivo que le permita pelear por el gran título de clubes que le falta, la Champions.

Además, el sueño de ser entrenado por su ídolo, Zidane, que ya recomendó a Hazard en el 2011 cuando emergía en el Lille, es otro motivo más para que el belga salga este verano, sabedor de que es la última ocasión para que el Chelsea haga caja con él y no se vaya gratis dentro de 14 meses. Una carta que juega a favor del Madrid, cuya precio tope será 100 millones, para un talento que puede jugar en ambas bandas o, incluso, hacerlo de interior. Esa es la prioridad. Antes que Mbappé.