Real MadridHabrá cambio de técnico: se busca ambición y una buena forma física

El club analiza que el equipo blanco no juega bien y necesita un técnico que sea un revulsivo psicológico dentro del vestuario

El Madrid sentencia a Lopetegui, pero no quiere equivocarse en el sustituto

Solari alimenta el posible despido de Lopetegui: «Estamos para ayudar al club»

La Liga: resultados y clasificación

Actualizado:

El cambio es imprescindible. Hay que recuperar el ADN de 116 años de historia. El Real Madrid cambiará de entrenador. La cúpula del Real Madrid tiene que elegir ahora el candidato idóneo. Lo hará sin premura, porque su objetivo principal es acertar. No importa si el nuevo técnico llega el jueves o después del clásico. Quedará mucha temporada por delante para reaccionar. La clave es conseguir un nuevo responsable deportivo que devuelva a la plantilla la ambición perdida y que logre poner en buena forma a un grupo de futbolistas que no está físicamente bien. Estos dos argumentos son los que han condenado al guipuzcoano.

Recuperar el gen ganador: el club opina que el equipo juega sin ambición. Lopetegui no ha sabido dársela a un grupo que ha ganado muchos títulos. Se requiere un entrenador que sea un revulsivo para recuperar mentalmente el espíritu ganador que define históricamente a la casa

Los máximos responsables de la entidad consideran que el Real Madrid actual no tiene ambición y está mal preparado físicamente. Son dos puntos determinantes para ejercer el cambio en el banquillo. Se señala al preparador y a su cuerpo técnico.

Conseguir de nuevo la forma: se culpa al entrenador y su cuerpo técnico por el mal estado físico de la plantilla. Es necesario un preparador que ponga al grupo al cien por cien

Los dirigentes del club analizan que ficharon a Lopetegui para que lograra alimentar el ansia de victoria de una plantilla repleta de títulos y no lo ha conseguido. Y subrayan que el estado físico de los futbolistas deja mucho que desear. Es cierto que el grupo ha sufrido muchas lesiones que han frenado su rendimiento, pero la dirección deportiva, encabezada por Florentino Pérez, José Ángel Sánchez, Ramón Martínez y otros hombres de confianza del presidente, valoran que hay otros jugadores que no se han lesionado y que tampoco están bien.

Solo hizo un partido bueno

La reflexión de los hombres que rigen la institución es que esta plantilla tuvo once aspirantes al premio The Best, posee también nueve candidatos al Balón de Oro y no puede rendir así. En un estudio de los partidos de la temporada se observa que el conjunto de Lopetegui solo jugó bien una vez, frente a la Roma, que acabó 3-0. El resto de encuentros no ha sido bueno.

Candidatos: Antonio Conte, Roberto Martínez y Michael Laudrup encabezan la lista; se necesita un técnico revulsivo

Lopetegui se encuentra sentenciado. Estará inicialmente en el partido de mañana frente al Viktoria Pilsen. Incluso podría sentarse en el banquillo del Camp Nou para dirigir al equipo en el clásico del próximo domingo. No hay prisa en la destitución. Lo fundamental es elegir bien al hombre que debe revertir la situación.

Jugar con personalidad: el equipo no demuestra vigor, no da miedo. Se requiere un técnico que recupere el nivel de calidad del grupo

La casa blanca debate la designación del entrenador de futuro. Tres candidatos encabezan la lista de aspirantes: Antonio Conte, Roberto Martínez (seleccionador de Bélgica) y Michael Laudrup, ex jugador del Real Madrid. Pero hay otros profesionales en la baraja madridista. El club no ha dialogado todavía con ninguno de ellos. Debe elegir primero.

Antonio Conte está bien colocado. Gusta por la magnífica preparación física que consigue en sus equipos. Lo demostró en la Juventus y en el Chelsea. Roberto Martínez triunfa con la selección de Courtois y Hazard. Laudrup conoce bien el Madrid.

El sucesor de Lopetegui debe tener la capacidad de levantar al equipo después de tres derrotas consecutivas y ese nombramiento exige un análisis concienzudo. Se requiere un profesional con personalidad que sea un revulsivo en un plantel lleno de jugadores que lo han ganado todo. Debe ser un entrenador que sepa imponer su criterio a unos futbolistas cotizados internacionalmente. Un jefe de vestuario que no se amilane.

Los responsables del Real Madrid abordaron a lo largo del domingo las medidas a tomar, una reflexión que comenzó en la tarde del sábado, y confirmaron que el cambio en el banquillo es ineludible, necesario.

El equipo asume su culpabilidad. Su falta de gol y sus graves errores defensivos han puesto el «the end» a Lopetegui, un hombre aprobado por ellos. El Real Madrid quiere encontrar un técnico que revolucione el estado del equipo y recupere el espíritu ganador en el campo. Falta el nombre y el momento. Será cuanto antes, sin prisa pero sin pausa. Hace falta un golpe psicológico en el vestuario.