Real Madrid

Keylor Navas, examen final

Discutido en Tallin, desamparado por su defensa, hoy se juega su futura titularidad; Courtois espera al acecho

Actualizado:

El fútbol, como la vida, es una ironía. El madridismo y el antimadridismo polemizan respecto al nivel de la plantilla del Real Madrid y Lopetegui, el profesor del equipo, tiene un quebradero en la cabeza para elegir al guardameta titular, porque posee a los dos mejores cancerberos de los últimos Mundiales. ¿Dónde está ese nivel inferior que tanto oigo (que no escucho)? se pregunta el entrenador que debuta hoy en el Bernabéu en partido oficial. El Getafe pondrá a debate el listón de la calidad del conjunto madridista y del técnico vasco, pero el examen final lo soportará Keylor.

«La elección de Courtois o Keylor dependerá de la gestión semanal de las situaciones, debemos decidir bien», señala Lopetegui

Se presume que Navas continuará esta noche al frente de la portería, pues Courtois solo lleva nueve días de entrenamientos. La visita al Gerona ya exigirá una elección del donostiarra, en igualad de oportunidades para los dos Guantes de Oro. Por ello, Keylor vivirá este domingo el «juicio final» de su carrera. Fue discutido en Tallin por el primer gol. Quedó fusilado por su propia defensa en los otros tres tantos del Atlético. No puede fallar ante el Getafe si quiere ganar la partida a su colega belga.

El combate entre los dos guantes aúreos es vibrante. Juan Canales, entrenador de porteros, presencia una exhibición ante sus balones lanzados a cada esquina del marco, arriba y abajo. Keylor, 1,85 metros de altura, 79 kilos de peso, demuestra una velocidad de reacción deslumbrante, puro nervio, pura vida. Se preparó durante todo el verano para llegar más fino que nunca a este duelo. Pero Courtois sorprende al mover sus dos metros de altura y sus 96 kilos de peso con una movilidad que demuestra que también dedicó muchas horas del verano a regresar en plena forma para atacar este enfrentamiento como el más importante de su vida. La rapidez de ambos arqueros es un espectáculo extraordinario que deben refrendar a la hora de la verdad si su retaguardia no les traiciona, como sucedió en Estonia.

Aviso a la defensa

Lopetegui puso firmes a lo hombres de su sistema defensivo en las sesiones de viernes y sábado. El responsable del Real Madrid tiene como una de sus premisas recibir los menos goles posibles y la retaguardia «regaló los cuatro goles en la Supercopa», manifiesta un profesional del club. De eso habló el técnico a sus pupilos. Comienza la Liga y no permitirá sufrir 44 dianas en contra en 38 jornadas como sucedió en el último campeonato de Zidane. Quiere ganar el campeonato. Navas y Courtois también serán decisivos en esta faceta.

¿Que no tengo una plantilla de alto nivel, pues elija usted, Keylor o Courtois, Carvajal u Odriozola?, reflexiona de nuevo el jefe del grupo ante su cuerpo técnico. Serán posiciones complicadas, porque los cuatro merecen jugar y solo lo harán dos.

No vislumbra un portero fijo

«No hay una fórmula mágica para elegir entre Navas o Thibaut», advertía el preparador, que dejaba el mensaje de una rotación constante, sin elegir un titular fijo. «Creo en la gestión semanal de las situaciones e iremos viendo lo mejor para el equipo en cada momento. Tenemos dos magníficas soluciones con Keylor y Courtois. Trataremos de gestionarlos bien y tomar las mejores decisiones. La competencia entre ambos es buena, son dos porteros de categoría internacional». Eso significará que cada tres días deberá tomar una decisión y el rendimiento de cada uno marcará su elección final.

Ahora mismo le preocupa más descartar a dos de sus cinco guardametas. En una semana determinará el porvenir de Lunin, Kiko Casilla y Luca Zidane. «Tengo cinco y continuarán tres». Se llevará a cabo en una semana, para dejar tiempo de mercado a los dos hombres que no se quedarán en la primera plantilla. Kiko Casilla desea irse al Sevilla y se encuentra a la espera.

La afición madridista espera hoy la reacción de sus ídolos tras el fallo en la Supercopa de Europa. Navas fijará la mirada de ochenta mil espectadores. Y Lopetegui tiene que acertar para eliminar las incógnitas que rodean a su equipo.