Patrocinado por:Santander

Juventus-Real MadridAndrea Agnelli, el nieto que ha revolucionado la Juventus

Tras Edoardo, Gianni y Umberto, es el cuarto miembro de la familia que preside el club turinés

ENVIADO ESPECIAL A TURÍNActualizado:

El 1 de julio de 1899 no fue un día más en la historia de Italia. Aquel sábado de verano de finales del siglo XIX, Don Giovanni Agnelli y el conde Emanuele Carlo Caherano di Bricherasio hicieron realidad uno de sus sueños: fundaron la Fabbrica Italiana Automoboli di Torino. Ambos eran un locos de los coches y de la mecánica y su pasión se plasmó en esta centenaria empresa que hoy es un trasatlántico mundial. FIAT es una de las marcas automovilísticas con más aplomo y pedigrí, pero sus tentáculos han ido siempre más allá de las cuatro ruedas. Edoardo, el hijo mayor de Don Giovanni, no compartía los gustos de su padre. Él era un loco del balón y no podía ver como el equipo de sus amores, la Juventus, se acercaba a su desaparición solo 25 años después de su nacimiento.

Por eso, en 1923 FIAT compró al equipo turinés y desde entonces han formado un binomio de sonoros éxitos. Con los Agnelli al mando, la Juventus ha escrito sus páginas más gloriosas, como le está sucediendo en esta lustrosa década en la que van camino de consumar su séptimo Scudetto consecutivo y vuelven a estar en la pelea por la Champions, cuya final han perdido en 2015 y 2017.

Tras su abuelo Edoardo (1923-25), su tío Gianni, el temido L’Avvocato (1947-1954), y su padre Umberto (1955-1962), Andrea Agnelli (6 de diciembre de 1975) es el cuarto miembro de la familia que llega a la presidencia de la Juventus y su mandato ha revolucionado a la institución bianconera.

Punto de inflexión

Fue en el verano de 2010, tras años complicados que incluyeron un descenso administrativo a la Serie B, cuando Andrea cogió el timón de la Juventus. Sus primeras tres decisiones no pudieron ser más acertadas. Apostó por Pavel Nedved, icono del club, como su mano derecha, eligió a Fabio Paratici como director deportivo y a Beppe Marotta como director general. Entre los cuatro, y con un presupuesto muy ajustado, han montado en solo unos años un equipo ganador, además de hacer del club uno de los más modernos y ricos de Europa.

Si en la era de Umberto Agnelli llegaron jugadores de talla mundial como Sívori, Boniperti o John Charles, con su hijo al mando, la Juventus ha reunido en su equipo a futbolista como Pirlo, Vidal, Pogba, Tévez, Higuaín o Dybala, lo que le ha hecho comandar la Serie A con puño de hierro y rozar con los dedos la tercera orejona de su historia.

«Ganar no es lo importante, ganar es lo único que cuenta», recordó Andrea Agnelli en septiembre de 2016, el día que anunciaron el nuevo logo del club turinés. Es la filosofía de vida de la Juventus, que inculcó su tío Gianni, y que tras unos años en el olvido ha resurgido con más fuerza que nunca gracias a la dirección de Andrea: «El objetivo es que el club exporte el sentimiento juventino a los niños de Shangai, los milennials de México y las mujeres de New York», asegura el mandatario, que en estos ocho años no solo ha modificado el logo, sino que también a cambiado el himno, ha firmado contratos millonarios, como el de Adidas que le reporta 30 millones por temporada, y ha abierto el club a todos los rincones del mundo a través de las redes sociales: «El 30% de los italianos son aficionados de la Juventus, eso son 13 millones de compatriotas. Ahora hay que trasladar este sentimiento al resto del mundo».

En cuanto a infraestructuras, Andrea también ha sido pionero. El Juventus Stadium es el único campo de fútbol de Italia de propiedad del club, junto al Dacia Arena del Udinese y el Mapei Stadium del Sassuolo. El resto, son estadios municipales que no solo no generan ingresos, sino que conllevan gastos: «Es una revolución cultural para el Calcio», explica Del Piero, mito bianconeri. «Ser los dueños de nuestro estadio también nos permite organizar eventos en los días que no hay partido, algo que de otra manera sería impensable. El fútbol italiano necesita mejoras y nuevas infraestructuras para crecer, económica y deportivamente», explica Andrea Agnelli, el hombre que ha modernizado a la Juventus.