Real MadridIsco, el capricho eterno de Guardiola, vale 85 millones

El técnico barcelonés le quiere llevar al Manchester City desde hace tres años para dirigir el juego ofensivo

El Madrid solo gastará un dineral por Mbappé

El Real Madrid cierra sus goteras

Actualizado:

La decisión es peliaguda. Apostar por un cambio de carrera en el fútbol o dar prioridad a la familia, que prefiere la estabilidad de continuar en España. Francisco Alarcón, más conocido por Isco, va a ser padre por segunda vez dentro de una semana. Su pareja, Sara Sálamo, espera dar a luz en los próximos días. Un entrenador que le conoce muy bien, Pep Guardiola, es el germen de su dilema. Le ha tentado para dirigir el fútbol de ataque del Manchester City.

Un dilema familiar: Suplente en el Real Madrid tras ser titular con Lopetegui, la selección española salvó su difícil situación. Va a ser padre por segunda vez y debe elegir qué hacer de su futuro

El técnico quiso ficharle para el club inglés desde que llegó hace tres años. El malagueño renovó por el Real Madrid hace dos temporadas y en la última constató que solo fue titular con Lopetegui. Despedido el guipuzcoano, Francisco Alarcón se enfrentó a Solari y perdió el rango en el conjunto blanco. Al final solo disputó 1.739 minutos de competición, con seis goles y una asistencia.

Fue su reconocimiento en la selección española la que le salvó de su ostracismo a lo largo de la campaña. Mantuvo en el equipo nacional el crédito que agotó en su club. Una situación difícil que ahora se complica con la llegada de Hazard y Rodrygo, dos hombres que actúan por la izquierda y se suman a Vinicius y Asensio, otros dos jugadores que funcionan por ese flanco. Guardiola le llama para tener el protagonismo que no se vislumbra en el conjunto blanco.

Seis zurdos, sobran dos

Bale también juega por esa banda y lidera la lista de transferibles. Son seis profesionales para una misma zona. El club blanco está dispuesto a traspasar también a Isco, aunque Zidane le ha dicho que cuenta con él, si el andaluz quiere marcharse para disfrutar de más partidos.

El francés ha expuesto claramente al malacitano que tendrá mucha competencia y no puede asegurarle nada, ni a él ni a otros futbolistas. El centrocampista debe decidir su porvenir.

El Madrid necesita vender

El precio del traspaso ronda los 85 millones de euros. Si Isco manifiesta que desea marcharse, la operación se pondrá en marcha inmediatamente. Hay una verdad indiscutible: el Real Madrid necesita desprenderse de once jugadores y tiene especialmente un excedente de cupo de atacantes por la banda izquierda, donde sobran dos como mínimo.

La situación personal y profesional genera una dicotomía de intereses en el mediocampista. La familia, la paternidad inminente, le pide la estabilidad de quedarse en España. Su futuro en el fútbol le hace meditar la conveniencia de liarse la manta a la cabeza y saltar a Manchester para aceptar la propuesta de Guardiola, que le otorgaría lo que Zidane no puede asegurarle. Un equipo, el City, que ha ganado todos los títulos ingleses esta temporada y que también se adjudicó la Premier el año pasado. Es el referente de Inglaterra. Cuando el catalán expresaba hace diez días que el fichaje de Hazard era «magnífico» para el fútbol español, pensaba a su vez en la oportunidad confirmada de traerse a Isco.

El Tottenham de Pochettino y la Juventus se han interesado igualmente por el internacional español. La pelota está a los pies de Isco. Si mueve ficha, habrá partida. Hoy piensa en la paternidad. Dentro de unas semanas, cuando el futbolista observe sus opciones en la pretemporada y el mercado se defina, muchos jugadores cambiarán de destino.