Vídeo: Lopetegui, con ganas de la Liga con Bale como líder
Real Madrid

Gareth Bale brilla en libertad

Liberado de los pases a Cristiano, el galés juega por todos los flancos, da un gol y marca el otro; es el líder

Actualizado:

El Real Madrid ya no es de Cristiano, es de Gareth Bale. El galés ha tomado el mando del equipo. Vino hace cinco años para ser el segundo estandarte del club y ahora es el primero.

El británico es el estandarte del equipo y se nota; se mueve por donde quiere y así rinde por los tres puestos de la delantera. Eso, con Ronaldo, era imposible

Para Bale ha comenzado otra vida. Keylor espera lo contrario en su situación particular, pero para el británico esta es otra realidad.

Gareth Bale llegó al Real Madrid hace cinco años y vislumbró desde el primer día que la sombra de Cristiano les tapaba a todos, a él, a Benzema y a los centrocampistas, que siempre buscaban al portugués en sus pases. Ronaldo se ha marchado y el galés se gusta. Se le nota en la cara, en la sonrisa. Juega con una libertad de movimientos que le permite penetrar por la derecha, recortar hacia el interior para disparar con la zurda, acudir al remate de cabeza para enviar un balón al travesaño, pasarse a la banda izquierda para dar el pase que Carvajal convirtió en el primer gol y culminar su buen partido con el acierto del segundo tanto.

El británico renovó hace dos temporadas un nuevo contrato hasta 2022 y ahora siente la oportunidad de brillar como líder del equipo en las cuatro campañas que tiene por delante. Es su gran reto, el que le propuso Lopetegui el 17 de julio cuando comenzaron los entrenamientos de pretemporada y el técnico le leyó la cartilla de comienzo de curso: «No quiero que seas el sustituto de Cristiano, eres un gran futbolista y debes demostrarlo». Ayer se lo demostró. Y su jefe manifestó: «Gareth jugó muy bien, como todos sus compañeros. Lo importante es que seamos equipo. Y si Bale acierta ante el gol, pues mucho mejor».

Ya brilla sin sombra. No ha de buscar a Cristiano para darle pases. Se ve liberado para rematar sin tener en el césped a un portugués que se enfadaba cuando no le mandaba la pelota. Anoche salió, vio, jugó como quiso y sacó todo su arsenal de virtudes. Intervino decisivamente en las dos dianas. Esa es la misión que le ha exigido el responsable de la plantilla, marcar la diferencia. Ha cogido el testigo.

Juega como le gusta, sin atarse a una banda o a un cometido fijo. Su cabezazo a la madera, situado como ariete, en un centro preciso de Marcelo, mereció ser gol. Copió al brasileño y lanzó desde la izquierda un pase que Carvajal transformó en el primer tanto. Y aseguró los puntos con un tiro desde el flanco derecho que significó el segundo. Olfatea el peligro.

La llamada de Lopetegui

El hombre que lleva el número de Gento vive a dos Champions de distancia de cumplir una frase que el legendario extremo izquierda realizó en ABC: «Bale ganará tantas Copas de Europa como yo o más». Lleva cuatro. Ahora atacará esa misión imposible al frente del barco, no como grumete.

En el mes de julio, su representante, Barnett, quería dialogar con Florentino Pérez para valorar si su futbolista sería titular en el futuro o si era mejor marcharse, como Bale expuso en la final de Kiev, decidida con dos goles suyos. El adiós de Ronaldo y la llamada telefónica de Lopetegui nada más ser elegido sucesor de Zidane acabó con las dudas.

Ceballos: «Cristiano no nos desestabilizará»

Hoy, Bale es el jefe del ataque y ningún Cristiano le dice en el campo lo que debe hacer. «Diga lo que diga Cristiano ya no nos va a desestabilizar», remataba Ceballos. Mucho han cambiado las cosas. Ahora, Asensio, Marcelo, Carvajal y Benzema buscan a Bale. No es lo mismo.

Lo que Bale necesita mejorar es su regularidad. Un líder tiene que ser más constante en su aportación. Es su asignatura pendiente. Deberá acostumbrarse a ser el jefe de campo.