Patrocinado por:Santander

Champions | Ajax-Real MadridEl VAR de la Champions enamora al Madrid

El equipo blanco, encantado con el modo en el que actuó el videoarbitraje y las explicaciones oficiales posteriores

Enviado especial a ÁmsterdamActualizado:

La irrupción del VAR en el mundo del fútbol tiene ya un protagonismo imparable. Faltaba la mejor competición de clubes del mundo para unirse a esta revolución, y su estreno en estos octavos de final de la Champions va a dar mucho que hablar. El Ajax-Real Madrid es el primer partido de la historia de la competición en el que un gol es anulado por el videoarbitraje. Y con suspense. Mucho suspense. Dos minutos tardó el esloveno Skomina en tomar la decisión de invalidar el tanto de Tagliafico.

Minuto 38 de la primera mitad. En una espectacular primera parte de los holandeses, un baño sin puntería ante un Madrid decepcionante, el lateral argentino por fin acierta con la portería de Courtois y adelanta al Ajax. La caraja del equipo blanco es de tal magnitud, sumiso ante un equipo que le está barriendo del campo, que ni siquiera protesta la irregularidad de la jugada. Es Skomina, avisado por el VAR, quien se lleva la mano a la oreja en la inequívoca señal de que el gol se debe revisar.

La acción fue tal que así. Córner a favor del Ajax que bota De Jong. Blind, libre de marca, remata desde el punto de penalti. Courtois falla y en lugar de blocar el balón, que venía con poca potencia, despeja de manera infantil y deja la pelota suspendida en el aire y dentro del área pequeña. Es ahí cuando Tagliafico empuja con su testa a la red, pero en la trayectoria del remate se interpone Tadic, situado justo delante de Courtois y en posición de fuera de juego. Y aquí la normativa es clara: «Soy defensor del VAR y aunque a veces ha sido perjudicial con nosotros, hoy anula un gol importante», dijo Ramos.

El reglamento, contundente

Según el apartado b de la regla número 11, «un jugador en posición de fuera de juego en el momento en que el balón toca o es jugado por un compañero de equipo será sancionado si interfiriere en un adversario al impedir que juegue o pueda jugar el balón, al obstruir claramente el campo visual del adversario». Y eso es lo que hizo Tadic con Courtois y así lo explicó la UEFA en su cuenta oficial de Twitter a la vez que enseñaba la imagen con la línea que demostraba la acertada decisión: «Creo que la gran diferencia con el VAR de la Liga es que ha ido a ver el monitor. Y ha tomado la decisión correcta», explicó Nacho, titular ayer por el proceso gripal de Varane.

Skomina, mientras los 55.000 aficionados del Johan Cruyff Arena celebraban el gol ajenos a que su celebración sería estéril, fue invitado por la sala del VOR a ir a ver la jugada en el monitor situado a pie de campo. Tras un minuto de visionado, anuló el tanto, decisión que encendió el fuego en las gradas, donde los seguidores locales bramaban indignados hasta el punto de pagarla con los periodistas españoles de la tribuna de prensa.

Varios hinchas ajacied pegados a esta zona de medios insultaron y amenazaron a compañeros e, incluso, intentaron saltar la barrera de protección con el ánimo de soltar la mano. La rápida presencia de miembros de seguridad evitó que la bronca fuera a más, pero continuaron intimidando a algunos de los periodistas con el clásico gesto de mano al bolsillo, insinuando que el partido estaba comprado. En la segunda mitad, seis de estos seguidores acabaron siendo expulsados del estadio tras un conato de pelea con los vigilantes y, también, con los miembros de la seguridad privada del Ajax.

La nota fea de un partido excepcional donde el Ajax puso el fútbol y el Madrid el sufrimiento, la experiencia y la pegada, y es que en Europa jugar bien no es suficiente para derrocar al rey continental. Menos aún si hay VAR, el salvavidas anoche del Real Madrid y el lamento de Ten Hag, entrenador del Ajax: «Para mí, no es fuera de juego».