Vídeo: Las cualidades de Llorente en una jugada: luna galopada para dar una asistencia de gol
Mercado de fichajes

¿Es una buena venta Llorente al Atlético por 40 millones?

El traspaso del canterano blanco podría hacerse oficial este miércoles

Actualizado:

La desbandada de la columna vertebral en el Atlético va a provocar su daño, o beneficio -según quién haga la lectura-, colateral en el Real Madrid. Rodri comunicó ayer a la entidad colchonera que pagará su cláusula de 70 millones de euros y se marchará este verano. El destino aún no es oficial, pero es un secreto a voces que el Manchester City de Guardiola será su próximo equipo, dejando un hueco en el centro del campo de los de Simeone que será cubierto por Marcos Llorente.

El canterano del Real Madrid, desahuciado por Zidane, hizo saber a la entidad blanca que deseaba salir del club a través de una venta, y no de una cesión, y ser dueño absoluto de su futuro. A pesar de que el entrenador francés ha dejado claro que no cuenta Llorente, en la dirección deportiva del Real Madrid sí se cree que Marcos puede ser un jugador muy válido para el futuro y su intención es la de no deshacerse de él de manera definitiva, una postura totalmente contraria a la del futbolista, que finalmente está muy cerca de ganar el pulso.

Julio Llorente, tío y agente del canterano blanco, comunicó la semana pasada al Real Madrid que Marcos había decidido marcharse al Atlético y es ahí cuando José Ángel Sánchez y Miguel Ángel Gil Marín iniciaron unas negociaciones que esperan finiquitarse a lo largo de la semana. El club blanco quiere 50 millones por Llorente, pero el Atlético solo está dispuesto a pagar 40 ‘kilos’, y en ningún caso incluir una cláusula de recompra, algo que tampoco desea el futbolista.

Esa diferencia de 10 millones, además de asegurarse la posibilidad decontar con Llorente de nuevo en el futuro, si así lo quiere el Real Madrid, es la que deben solventar Atlético y club blanco para poder cerrar el traspaso del mediocentro, petición expresa de Simeone, como en su día lo fue Álvaro Morata.

Sería un nuevo futbolista de la cantera del Real Madrid que le pintaría raya rojas a su camiseta blanca, algo que ya también conoce la familia directa de Marcos. Su padre y su abuelo también vistieron en su época la elástica del Atlético de Madrid.