Vídeo: Liga Santander (J9): Resumen y goles del Real Madrid 1 - Levante 2

Real MadridSe alarga la agonía de Lopetegui

El Madrid analiza las dos posturas, continuidad o despido, y medita dar margen al técnico hasta el clásico. Los jugadores reconocen su culpabilidad

Vídeo: La reacción de Florentino Pérez tras el segundo gol del Levante

Las tres opciones para un relevo en el banquillo

La Liga: resultados y clasificación

Actualizado:

Florentino Pérez acudió al final del partido al vestuario del Real Madrid, como hace siempre. Cuando se gana todo es alegría. Su presencia es más importante cuando se pierde. Ayer, tras la tercera derrota consecutiva, saludó a los jugadores y al cuerpo técnico, uno por uno. Habló con dos de los protagonistas de la «mala fortuna» que sufrió el equipo. Se marchó después del vestuario. Y cuatro jugadores, dos de ellos capitanes, dieron la cara para apoyar a Lopetegui y reconocer que la culpa es de todos, no de uno. Ramos, Marcelo, Ceballos y Lucas defendieron «a muerte» al técnico. El primer capitán, el central sevillano, salió a la palestra casi dos horas después del encuentro y subrayó que un cambio de entrenador nunca es bueno.

El presidente meditó profundamente la crisis. Dialogó con José Ángel Sánchez y otros hombres de confianza para estudiar las medidas a tomar. Las dos posturas, continuar con Lopetegui o destituirlo, tenían argumentos claros en la reflexión de la cúpula del club. La posición mayoritaria era conceder al guipuzcoano el margen que se le otorgó después de la derrota en Vitoria en el último segundo: llegar al clásico y decidir después.

Serenidad y reflexión

A favor de mantener al preparador jugaba también la carencia de tiempo para llevarla a cabo. La premura del enfrentamiento de Champions frente al Viktoria Pilsen, el martes, y la inmediata visita al Barcelona el próximo domingo conceden poco tiempo para ejecutar un cambio en el banquillo que, si se efectuara hoy, dos días antes del duelo de Copa de Europa, solo serviría para una reacción anímica, pues técnicamente nadie podría aplicar conceptos novedosos ante la falta de entrenamientos para ensayarlos. Lo mismo sucedería si el relevo del responsable deportivo se realizara el miércoles, con cuatro sesiones para preparar la confrontación con el Barcelona en el Camp Nou.

Los jugadores defienden al técnico y saben que deben ganar al Viktoria Pilsen el martes para sostener a su jefe de campo, con la esperanza de puntuar en el Camp Nou y acabar con la crisis

Los principales ayudantes del presidente reflexionaban que cambiar ahora al entrenador, con estos dos importantes encuentros en el periscopio, provocaría además una tensión externa en torno al Real Madrid que desconcentraría a los jugadores y desviaría la atención del objetivo, que es salir de la crisis con dos triunfos o, en todo caso, vencer en la Copa de Europa y sacar un buen resultado en la ciudad Condal.

El martes es fundamental

En el fuero interno de la entidad se valoraba que el entrenador debe recibir la oportunidad de resarcirse con la disputa del clásico, pues ese partido puede marcar el futuro. Y la sinceridad de los futbolistas al admitir que no se encuentran en una buena forma, acosados por las lesiones y por reapariciones precipitadas ante la gravedad de la crisis, ha sido un punto culminante para conceder siete días de plazo extra al máximo responsable de la plantilla. Unos jugadores que se pusieron del lado de Lopetegui en bloque. «Las decisiones de cambiar de entrenador nunca son buenas para el grupo», insistió Ramos. «Estamos con Julen, es un grandísimo entrenador y ahora es cuando más calma hay que tener», destacó. «Confío en el míster y todos estamos a muerte con él», manifestó Dani Ceballos.

El segundo capitán, Marcelo, fue crudo. «Estamos a muerte con el míster. Nos dice las cosas claras y tiene un trato muy bueno con nosotros. Es injusto hablar de este inicio de la temporada, como se hizo con Benítez. No me parece bien que no dejen trabajar al míster y que digan tonterías de que necesitamos otro delantero u otro entrenador. Cristiano era criticado hace justamente un año por no marcar y luego calló a todos y ganamos la Champions. Hay que juzgar a final de temporada». Lucas Vázquez puso el pase final de una defensa a ultranza: «Estamos todos juntos, jugadores y cuerpo técnico, a muerte en el vestuario y remaremos en la misma dirección».

La plantilla sabe que el margen que propugna se acabará el martes si vuelven a fallar en el Bernabéu, pues entonces se complicaría la clasificación en la Champions y la entidad buscaría una intervención quirúrgica que diera un vuelco al equipo. Los futbolistas deben ganar para refrendar una continuidad del técnico que tiene también opiniones encontradas de quienes piensan que la revolución debe hacerse ya y no esperar más.

En la casa blanca se valoraba también que Lopetegui utilizó ayer a Mariano y Lucas como titulares y todos comprobaron que la dificultad de conseguir el gol es una mala racha general. Bale y Benzema jugaron después y quien marcó fue Marcelo. La derrota ante el Levante no fue un problema de banquillo, sino de los que saltan al campo. El guipuzcoano vive un compás de espera.