atletismo

Sergio Sánchez: «Me da vergüenza vestir la camiseta de España»

"Representar a mi país podría dañar mi imagen. Solo espero ganar una medalla olímpica para que venga Lissavetzsky a felicitarme, entonces le pegaré con la medalla en la cara y le diré que esto es gracias a la ayuda de mierda que me ha dado"

MADRID Actualizado:

Sergio Sánchez, ex campeón de España y subcampeón del mundo de 3.000 metros en pista cubierta, ha criticado duramente la gestión del desde hoy ex secretario de Estado para el Deporte Jaime Lissavetzky. "Me da vergüenza vestir la camiseta de España, presentarme para representar a mi país podría dañar mi imagen y estoy pensando seriamente si competir o no en el Mundial". Contuntende el atleta que ha hablado en el programa 'Voz del Atleta" de O.I.D. Radio Cantabria.

El leonés se muestra muy molesto por no tener una beca ADO mientras que "muchos implicados en la Operación Galgo" sí cuentan con ella. "Este es un país de vergüenza, los que mandan son los primeros que deberían ser castigados". El atleta no termina aquí con sus críticas al ex jefe del Deporte español y añade "solo espero ganar una medalla olímpica para que venga Lissavetzsky a felicitarme, entonces le pegaré con la medalla en la cara y le diré que esto es gracias a la ayuda de mierda que me ha dado".

Critica además que "cuando Bezabeh quedó campeón de Europa de cross, Lissavetzky le recibió como un rey mientras que cuando Beitia, Natalia Rodríguez y Sergio Sánchez consiguieron una medalla de plata en el mundial de pista cubierta, que tiene mayor mérito, no había ni una sola televisión porque es todo política. A nosotros no nos habían nacionalizado en tres meses, no éran las medallas de Lissavetsky, sino de nuestros entrenadores", añadió.

"Ahora, cuando le ha salido rana y a Bezabeh le pillaron con una bolsa de transfusión en la mano, tendría que haber salido a dar la cara y decir que a ese tío le nacionalizó él. No esconder la cabeza entre las piernas y decir que Bezabeh no sabía lo que hacía porque no hablaba español", concluyó.